154 años de cárcel al etarra Vicario por el atentado al Gobierno Militar de Barcelona

La Audiencia Nacional ha condenado al etarra Gregorio Vicario Setién, alias Santi, a 154 años de prisión por el atentado al Gobierno Militar de Barcelona cometido el 18 de abril de 1994 mediante el lanzamiento de granadas de carga hueca que causaron la muerte a un transeúnte, heridas a otras seis personas y cuantiosos daños en los vehículos estacionados en las inmediaciones.

Vicario Setién formaba parte del comando Barcelona de ETA, y en unión de Felipe San Epifanio Rosario Ezquerra y otra procesada que se encuentra en rebeldía planificaron el atentado contra el Gobierno Militar de Barcelona.

El día anterior al atentado robaron un vehículo y colocaron sobre la baca dos cajas con cuatro tubos de PVC a modo de soporte para lanzagranadas, que sujetaron con dos pulpos y ocultaron con cartones y papeles de periódico. En paralelo colocaron un dispositivo a fin de que las granadas hicieran explosión a intervalos de 10 minutos cada una. Escondido en el maletero dejaron un segundo artefacto compuesto por 12 kilos de amosal.

A primera hora del 18 de abril se desplazaron hasta el Gobierno Militar y apuntando los tubos hacia conectaron el temporizador y abandonaron el lugar. Las granadas alcanzaron el edificio y causaron la muerte a Vicente Beti Montesinos, que transitaba por un paso de peatones, y lesiones a otros seis ciudadanos.

El tribunal ha fundamentado su condena, por un delito de asesinato, seis asesinatos frustrados y estragos, en las declaraciones de San Epifanio y Ezquerra, ya condenados por estos hechos, declaraciones que considera "corroboradas" por la negativa de Gregorio Vicario a declarar en el juicio.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0018, 18 de junio de 2007.

Lo más visto en...

Top 50