Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Azkuna se garantiza cuatro años más de mayoría absoluta tras reeditar su pacto con EB

El PNV cede dos concejalías a su socio y mantiene las principales áreas de gobierno

San SebastiánBilbao

Bilbao se convirtió ayer en la primera ciudad de importancia en Euskadi en que se cierra un pacto de gobierno tras las elecciones del 27-M. El PNV y EB sellaron y presentaron un acuerdo que reedita el que mantuvieron los últimos cuatro años, esta vez con la ausencia de EA, que no logró representación municipal tras concurrir en solitario. El alcalde en funciones, Iñaki Azkuna, se garantiza así otro cuatrienio de mayoría absoluta (15 ediles sobre 29). Para ello, vuelve a ceder dos concejalías a EB, pese a que esta formación logró en las urnas un representante menos. "No es que seamos generosos; es que somos listos", explicó Azkuna. Los socios mantienen su discrepancia pactada sobre la incineradora de Zabalgarbi.

El acuerdo se ha fraguado tras múltiples contactos, especialmente con un intercambio de propuestas por correo electrónico, y varias reuniones en los dos últimos días en que se limaron las discrepancias. La buena sintonía entre ambas formaciones, ligada al entendimiento entre sus dos líderes -Azkuna y la portavoz local de EB y concejal Julia Madrazo-, ha propiciado un pacto que "ha sido laborioso", explicó el primer edil en funciones. Los 13 concejales del PNV, sumados a los dos de EB, asientan la mayoría absoluta frente a los siete corporativos que tienen tanto el PP como el PSE. Azkuna contará con el respaldo de un edil menos que en el mandato recién concluido.

Pese a perder en las urnas uno de sus tres ediles, EB mantiene dos concejalías: la de Urbanismo y Medio Ambiente, una de las de mayor peso, que seguirá dirigida por Julia Madrazo; y la de Empleo, Juventud y Deportes, un nuevo departamento que tendrá a su frente a Jon Sustatxa, quien hasta ahora dirigía Acción Social. El cambio no parece suponer ninguna merma de poder, al incluirse el área de Empleo, que dirige la activa sociedad municipal Lan Ekintza.

Diez áreas para el PNV

El PNV dirigirá las otras 10 áreas, donde se registran cambios significativos. Ibon Areso, el concejal más veterano, asume el departamento de Circulación y Transportes (ahora es responsable de Intervenciones Estratégicas), mientras que Ibone Bengoetxea pasa de Circulación a Cultura y Educación. Ambos son las personas de mayor confianza de Azkuna y ocuparán, con Madrazo, los cargos de teniente de alcalde. José Luis Sabas sigue en Obras y Servicios; Eduardo Maiz, en Seguridad Ciudadana, a la que se añade Recursos Humanos, y Ricardo Barkala pasa de Empleo a Acción Social.

El resto de ediles y sus áreas quedan así: Marta Ajuria se ocupará de Economía y Hacienda; Isabel Sánchez-Robles, Turismo y Relaciones Ciudadanas; Sabin Anuzita, Salud y Consumo; Nekane Alonso, Mujer y Cooperación, y Ana de Casto dirigirá Euskera, que pasa a ser por vez primera una concejalía autónoma.

La nueva estructura refuerza las atribuciones del alcalde, quien asumirá la contratación, la asesoría jurídica y la elaboración de los presupuestos.

Azkuna defendió que EB mantenga dos concejalías, pese a su menor representación, porque un pacto no refleja "el peso exacto" de cada cual. "Si alguien ha pensado que eso es así es que no tiene ni zorra idea de política", enfatizó, antes de afirmar que su partido podía haber dirigido todas las áreas. El acuerdo propicia "una gestión que sea buena para los bilbaínos y para los partidos. Y ahí no podemos andar con chiquitas y haciendo una balanza de lo que te llevas tú y lo que me llevo yo. No es que seamos generosos; es que somos listos", zanjó.

El acuerdo incluye como única discrepancia pactada la incineradora de basuras de Zabalgarbi, ubicada en Bilbao aunque la capital es prácticamente el único municipio vizcaíno que no quema sus residuos en ella. El documento establece que EB "no apoyará ni políticamente ni administrativamente la puesta en marcha de la línea 2 de la incineradora, ni la quema de basuras en el municipio". Azkuna resumió que el acuerdo "es un compendio" de los programas de las dos formaciones. Madrazo destacó la intención de impulsar 5.000 viviendas protegidas y la creación de una oficina de cambio climático. Junto a ambos, asistieron a la firma del pacto el presidente del PNV de Vizcaya, Iñigo Urkullu, y el coordinador general de EB en este territorio, Igor Irigoyen.

[En San Sebastián, EB-Aralar aseguró ayer que están "apretando" para alcanzar un acuerdo con el PSE antes del pleno del sábado tras la reunión celebrada ayer durante cuatro horas entre su portavoz, Duñike Agirrezabalaga, y el alcalde en funciones Odón Elorza, informa Efe].

Dudas sobre Lizartza

Un equipo de siete militantes del PP vasco encabezado por Regina Otaola se hará cargo del gobierno del Ayuntamiento de Lizartza, aunque aún está por decidir si la constitución de la nueva corporación se desarrollará el sábado en el mismo consistorio o fuera del pueblo, uno de los feudos de la izquierda abertzale , por razones de seguridad. El lugar elegido sería la sede de la Diputación en San Sebastián, donde se vieron obligados hace cuatro años a tomar posesión de sus cargos los concejales electos de Hernani, Ibarra, Pasaia y Usurbil para evitar el acoso de los radicales.

Otaola, portavoz del PP en las Juntas Generales guipuzcoanas, recalcó ayer que "es un hecho" que en Lizartza "no hay normalidad". Por ello, su formación está analizando "todas las circunstancias" y "cuál es la mejor opción para todos" con la secretaria del consistorio y el alcalde saliente, el dirigente peneuvista Joseba Egibar.

El PP fue el único partido que concurrió a los comicios en este pueblo de apenas 600 habitantes tras la anulación judicial de las candidaturas de ANV y Abertzale Sozialistak. Logró 27 votos, el 15,98% de los sufragios válidos (hubo 142 votos en blanco y 186 nulos), frente al mínimo legal exigido del 5%.

Encabezaba la lista popular su dirigente madrileño Santiago Gandarias, acompañado por militantes de fuera de Euskadi. Han renunciado a sus cargos y han sido reemplazados por vascos, que trabajarán "por la libertad y la derrota de ETA", dijo su secretario general, Carmelo Barrio. Otaola iniciará su tarea encargando una auditoría de cuentas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 14 de junio de 2007

Más información