_
_
_
_
Reportaje:

Las empresas sacan partido a sus acciones

Las operaciones con autocartera de las compañías del Ibex en 2006 generan unos beneficios de 302 milllones

David Fernández

Las compañías han encontrado un filón en la autocartera. En 2006, las empresas del Ibex ganaron 302 millones de euros con la compra y venta de títulos propios. Algunas de las sociedades más activas en el manejo de este instrumento legal llegaron a mover con él más del 10% de su capital. Los usos de la autocartera son cada vez más amplios. En un principio se utilizaba como retribución al accionista o para dar liquidez. Sin embargo, en los últimos tiempos también ha servido como canje en movimientos corporativos, como blindaje y también para sujetar la cotización en momentos de debilidad. El ministerio de Economía y la CNMV pretenden dar mayor transparencia a estos movimientos.

Sacyr ganó 106 millones de euros en 2006 después de mover 28,3 millones de acciones, el equivalente al 36% de su capital flotante

Sacyr Vallehermoso (SyV) fue la compañía que más dinero ganó con la autocartera en 2006. La constructora presidida por Luis Del Rivero obtuvo un beneficio de 106 millones. Tras ella se situaron Telefónica (46,8 millones), Antena 3 Televisión (40 millones), ACS (25,2 millones), BBVA (17,1 millones), FCC (15,7 millones) y Banesto (11,5 millones). Ninguna de las empresas del selectivo que ha manejado títulos propios cerró el ejercicio con minusvalías por esta operativa.

En España, la Ley de Sociedades Anónimas permite a las empresas disponer de acciones en autocartera siempre que éstas no superen en ningún momento el 5% del capital social. Por su parte, la obligación a informar sobre estas operaciones está regulada por el Real Decreto 377/1991 sobre comunicación de participaciones significativas. A la espera de su reforma, este texto establece que las sociedades cotizadas sólo tienen la obligación de comunicar los cambios en su autocartera cuando supongan un incremento (no habla de ventas) del 1%, en el plazo de siete días hábiles.

Movimientos sigilosos

Esta normativa hace posible que los movimientos con acciones propias sean bastante sigilosos y que los inversores no perciban su magnitud total hasta que las compañías no dan cuenta de ellos en sus memorias anuales o en los informes de gobierno corporativo. En el caso de SyV, por ejemplo, sus gestores movieron en autocartera 28,31 millones de títulos durante 2006. Esta cantidad representa el 10% de su capital social y el 36,29% de su free float o acciones que cotizan libremente en Bolsa. SyV no es la única constructora que compra y vende de forma habitual títulos propios, ya que FCC, ACS y Ferrovial también lo hacen, sin que ninguna tenga en marcha programa de recompra alguno.

Junto con las constructoras, los grandes bancos, que intervienen a diario en el mercado por cuenta propia o de terceros, suelen ser los que más mueven su autocartera. Durante el pasado ejercicio, el Banco Santander adquirió 477,66 milones de títulos propios y vendió 474,98 millones. En total movió el 15,23% de su capital y, aunque el precio medio de compra (11,98 euros) fue superior al de venta (11,9 euros), la operativa proporcionó al banco un beneficio de 10 millones. El dinero fue a parar a sus reservas.

Aparte de la compraventa para la cobertura de carteras, facilitar la intermediación o la cobertura para clientes, el Santander establece dos finalidades de su política de autocartera: facilitar "liquidez" al mercado (el free float es superior al 90%) y aprovechar "la debilidad" en el precio de las acciones "en relación con las perspectivas de la empresa a medio plazo". El banco se compromete en su memoria a que nunca utilizará sus títulos como "blindaje".

Por su parte, el BBVA adquirió 338,01 millones de acciones propias en 2006 (a un precio medio de 16,8 euros) y se desprendió de 337,31 millones (a 16,77 euros de media). En total, la entidad presidida por Francisco González movió en autocartera el 19% de su capital.

En lo que va de año muchas empresas del selectivo siguen mostrándose activas con sus propios títulos. Telefónica es el mayor ejemplo. La autocartera de la operadora ha pasado desde enero del 1,53% del capital al 3% actual. Los 147 millones de títulos que acumulaba acaban de ser amortizados como medida de retribución al accionista, tras la aprobación de la última junta. Esta actuación se enmarca dentro del compromiso de la compañía de recomprar acciones por valor de 2.700 millones en el periodo 2006-2007. Durante el pasado año ya se gastó 2.400 millones en autocartera, aunque buena parte de ese desembolso se destinó al canje para la absorción de Telefónica Móviles.

En este primer semestre también destacan las compras de BBVA (ha multiplicado por cinco su autocartera), Santander (dobla el zurrón de títulos) y Altadis. Esta última compañía, sin embargo, ha anunciado recientemente que paraliza su programa de recompra para no entorpecer las ofertas de compra que ha recibido. Otras compañías que han elevado su autocartera en 2007 son Acciona, Popular, Banesto, Indra, Colonial y NH Hoteles.

En el lado opuesto, sólo tres empresas del Ibex han comunicado rebajas en la cantidad de títulos propios que mantienen en su poder. Destaca el caso de ACS, que parece que se ha abonado a hacer caja cada cierto tiempo con sus acciones. Hace una semana comunicó la venta de 13 millones de títulos valorados en 625 millones, que según los analistas destinará a reducir su elevado endeudamiento. En septiembre de 2005, días antes de comprar al Santander su 22% en Fenosa, Florentino Pérez también se deshizo de una importante cantidad de autocartera.

Se busca más transparencia

El pasado mes de marzo, el Ministerio de Economía publicó en audiencia pública el proyecto de Real Decreto para desarrollar la Ley de Transparencia en los mercados financieros. En el texto hay un artículo dedicado a la autocartera. Las principales novedades con respecto a la legislación vigente es que las compañías tendrán la obligación de informar de los movimientos de venta de acciones propias, y no sólo de los de compra como sucedía hasta ahora, cuanto superen el 1% del capital. Además, el plazo para informar se acorta de siete a cuatro días hábiles.

En esta misma línea de aumentar la transparencia, la CNMV presentó a principios de año su primer borrador de circular sobre negociación de acciones propias por sociedades cotizadas. En este documento el supervisor recuerda que no entrañan abuso de mercado los programas de compra de acciones propias dirigidos a reducir el capital, cumplir obligaciones inherentes a los instrumentos financieros de deuda convertible o asignar acciones a empleados. También son lícitos los movimientos que busquen dar liquidez al valor o facilitar el canje en determinados movimientos corporativos. La CNMV, en cambio, advierte que supondrán abuso de mercado "aquellas transacciones cuya finalidad sea provocar desviaciones artificiales del precio de cotización con respecto a la tendencia del mercado".

Luis del Rivero, presidente de SyV, la compañía que más dinero ganó con la autocartera en 2006.
Luis del Rivero, presidente de SyV, la compañía que más dinero ganó con la autocartera en 2006.EFE

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Sobre la firma

David Fernández
Es el jefe de sección de Negocios. Es licenciado en Ciencias de la Información y tiene un máster en periodismo por EL PAÍS-UAM. Inició su carrera en Cinco Días y desde 2006 trabaja en EL PAÍS, donde se ha especializado en temas financieros. Ha ganado los premios de periodismo económico de la CNMV, Citigroup, Aecoc y APD.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_