Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:ENTREVISTA DE IÑAKI GABILONDO AL PRESIDENTE JOSÉ LUIS RODRÍGUEZ ZAPATERO | La ofensiva terrorista

"ETA planteó objetivos políticos que yo nunca admitiré mientras sea presidente"

El presidente del Gobierno concedió ayer su primera entrevista tras el comunicado de ruptura de la tregua por parte de ETA a la cadena de televisión Cuatro. Lo que sigue es un resumen de la misma.

Pregunta. ¿No tiene dudas de que el PP tiene razón al decir que ETA se ha burlado de usted y ha utilizado este periodo de tregua para rearmarse?

Respuesta. El PP ha dicho demasiadas cosas y no ha ayudado nada. Ésa es la evidencia que tengo. Como presidente del Gobierno no sólo tenía el derecho sino el deber de intentar un proceso que nos llevara al fin de la violencia, con mis principios de no pagar precio político y mantener el Estado de derecho y la democracia.

P. ¿En qué punto ha encallado el proceso?

"Teníamos que aproximarnos para verificar. Habría sido un irresponsable como español y como presidente si no lo hubiera intentado"

"El Partido Popular hará oposición con la política antiterrorista hasta el último día de la legislatura, lo anticipo, y los españoles lo podrán comprobar"

R. ETA planteó objetivos políticos que yo nunca admitiré mientras sea presidente del Gobierno. En el contacto, ETA quiso hablar de política, dialogar de política, y la política sólo se puede decidir en las instituciones democráticas y con ausencia total de la violencia, de terrorismo y de asesinatos.

P. ¿Cuántas reuniones al máximo nivel ha habido?

R. Ha habido algunas reuniones. Pero debo tener prudencia y reserva, por razones obvias de seguridad. Ha habido contactos directos e indirectos (...) Mi obligación como presidente era intentarlo, desde los principios de la defensa del Estado de derecho y la democracia. Hubiera deseado tener el apoyo como presidente que otros presidentes tuvieron en todo el periodo democrático.

P. ¿Se tanteó una mesa de partidos?

R. En un proceso muy incipiente. La cuestión central era si ETA tenía una voluntad clara de abandonar las armas. Teníamos que aproximarnos para intentar verificar, no me hubiera perdonado no intentar verificar, contactar. ¿Cree que algún presidente se podría permitir el no intentarlo? Sería un irresponsable como español y como presidente del Gobierno.

P. ¿Las reuniones entre Eguiguren y Arnaldo Otegi vulneraron el Pacto Antiterrorista?

R. En absoluto, ni siquiera eran la expectativa fundamental, ha habido otras que alentaban esa posibilidad.

P. El dirigente de Batasuna Pernando Barrena dijo en marzo que había compromisos firmados entre ustedes y Batasuna y ETA.

R. Es radicalmente falso, y la mejor prueba es el comunicado de ETA, donde dice que el Gobierno no ha cedido.

P. ¿Es optimismo o ceguera, cuando empiezan a llegar señales que usted no parece percibir. Cuando aparecen etarras disparando al aire en una campa, y al mes siguiente roban 350 pistolas. No eran señales suficientes?

R. En la tregua de 1998 había kale borroka y se mantuvo la expectativa. Lo reitero, si había una mínima oportunidad, mi deber era intentarlo.

P. ¿Mantuvo la esperanza después del atentado de Barajas?

R. Ahí la esperanza fue mínima y prácticamente inexistente.

P. ¿Qué información tenía cuando dijo que un año después estaríamos mejor?

R. Durante más de tres años no hubo una víctima mortal de ETA. Esto no había pasado nunca desde que nace esta banda terrorista. Esto era un factor de expectativa, conociendo lo que son los grupos terroristas y la historia de procesos similares que se han vivido. El proceso irlandés terminó bien después de tres años de conversaciones secretas y después de nueve años de procesos de paz. Mis expectativas, con el atentado de Barajas, quedaron reducidas a la nada prácticamente.

P. ¿Fue un error la prisión atenuada para De Juana?

R. La política penitenciaria forma parte de la política antiterrorista. La circunstancia del momento de la huelga de hambre era distinta de la del alta, que coincide con la ruptura y el comunicado de ETA.

P. Iñaki de Juana ha empezado otra huelga de hambre. Si dentro de poco se pone en peligro su vida, ¿qué harán?

R. No adelantemos acontecimientos. Instituciones Penitenciarias tendrá que tomar las decisiones oportunas con la obligación de preservar la vida de los internos que están a su cargo.

P. ¿Cabría instar la ilegalización de ANV?

R. Cabría garantizar el cumplimiento de la ley, y si hay incumplimiento, el Gobierno la aplicará con toda la contundencia. ANV es un partido legal desde los años 30, que ha vivido sin que nadie le haya puesto tacha de ilegalidad, que el Gobierno de Aznar le dio una importante cantidad de dinero como restitución del patrimonio en la República. Hemos hecho un esfuerzo de investigación de candidaturas que podrían tener contaminación y esa decisión ha sido ratificada por el Tribunal Constitucional, atengámonos al estado de derecho y las leyes.

P. ¿En los contactos con ETA han coqueteado sobre Navarra?

R. Han salido muchísimas cosas, pero todo lo de contenido político, eso sólo tenía un cauce que era la representación legítima de los ciudadanos.

P. ¿La oposición del PP ha debilitado al Gobierno en este proceso?

R. El culpable de lo que pasa es ETA, quien rompe el alto el fuego es ETA, quien no ha tenido la voluntad ni la gallardía de acabar con este horror es exclusivamente ETA. Dicho esto, ¿hubiera sido bueno para el Gobierno, para España y para la democracia, contar con el apoyo del PP? Sin duda, todo el mundo lo puede entender. Yo me siento muy orgulloso de cómo lo he hecho, en la oposición dando mi apoyo al Gobierno, y en el Gobierno, afrontando el deber que tenía de intentar acabar con la violencia, aún sabiendo que desde el primer día el PP estaba en una estrategia de atacarme. En 2005, Rajoy dijo en la tribuna que estaba traicionando a las víctimas. Es una de las acusaciones más graves que se pueden hacer.

P. ¿Quién es el culpable de la desunión?

R. Es fruto de que el PP eligió como estrategia de oposición la política antiterrorista.

P. ¿Tiene alguna esperanza de llegar a un acuerdo con Rajoy en la reunión del próximo lunes?

R. El PP va a hacer oposición con la política antiterrorista hasta el último día de la legislatura, lo anticipo, y los españoles lo podrán comprobar.

P. Esto ha terminado. ¿Ha salido escarmentado o ha sido un capítulo de un largo y difícil camino?

R. Estamos ante una situación difícil. ETA acaba de anunciar la ruptura del alto el fuego y me interesa reiterar tres cosas. Actuaré con firmeza, con la misma firmeza que he buscado la paz, en defensa del Estado de derecho, por la unidad de todos los partidos, no sólo pensando en este momento sino en el futuro, y actuaré con inteligencia. Hoy sólo tengo el pensamiento en cómo defender mejor el Estado de derecho y garantizar la libertad y la seguridad de todos los ciudadanos.

P. ¿Se adelantarán las elecciones, tiene oxígeno este Gobierno o esto ha quedado planchado?

R. No hay razón, el Gobierno tiene una estabilidad acreditada.

P. ¿Qué le han parecido los resultados de su partido en Madrid?

R. Fue un mal resultado, pero valoro la rápida reacción de mi partido, que asumió responsabilidades. En el PSOE se asumen responsabilidades: Rafael Simancas ha dimitido y habrá un congreso que espero marque una etapa nueva de renovación para que los madrileños tengan una oferta política alternativa.

P. ¿Le gustó el comentario de Alfonso Guerra sobre Miguel Sebastián [cuando al conocer la dimisión del candidato a la alcaldía de Madrid declaró "¿Qué era? ¿De qué dimite?"].

R. No me gustó.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 8 de junio de 2007