Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Tenores contrarreloj para 'Il trovatore'

El tenor francés Roberto Alagna tiene fama de escapista. El pasado noviembre se fugó del escenario de la Scala por los abucheos del público, ante el asombro de la soprano que le acompañaba. Remató la función el suplente, que tuvo que salir a carrera y en vaqueros para terminar la ópera.

Se esperaba que el huidizo tenor estrenara esta tarde su primer papel en España, Il trovatore, de Verdi, en el Teatro Real. Pero tampoco podrá ser, esta vez por motivos médicos. Alagna avisó el día 25 de mayo de que se iba a operar el tabique nasal y por eso no podría acudir a Madrid.

"Cuando Alagna se retiró empezamos a buscar a los mejores tenores que interpretan Il trovatore porque es una ópera complicada", explica Antonio Moral, director artístico del Real. Cerca de 20 nombres se barajaron para el papel de Manrico, trovador que se enfrenta a un conde por el amor de una mujer. Francisco Casanova, Francesco Hong y Richard Margison fueron los elegidos.

El tenor dominicano Casanova encarnará al trovador en el estreno de hoy. Supo que tendría que sustituir a Alagna hace sólo una semana, pero está familiarizado con el papel desde hace años. "Tal y como me enseñó mi maestro, el tenor Pier Miranda Ferraro, para Manrico se necesita un canto legato, franco, con claridad de expresión. Hay que saber usar el acento, así como el canto piano", cuenta Casanova. Richardson interpretará este personaje los días 19 y 23.

El Teatro Real también ha apostado por las jóvenes promesas de la ópera, como el surcoreano Francesco Hong, que se incorporó al reparto en el último momento. Durante los ensayos con público previos al estreno, Hong escuchó aplausos durante varios minutos y bravos desde los palcos. "Aún estoy creciendo y mi talento se lo debo a Dios", afirma tímidamente. "Lo importante es cantar con humildad para el público, porque lo nota todo", afirma. Por eso cree que él nunca abandonaría una función.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 7 de junio de 2007