_
_
_
_
Elecciones 27M

Bugallo busca reeditar la coalición antes del 16 de junio

Los socialistas de Santiago afrontaron ayer su primer día como segunda fuerza política hablando con resignación de pactos de gobierno. Tras el varapalo de la noche del pasado domingo, en la que el Partido Popular ganó en votos y concejales al PSOE, el alcalde en funciones, Xosé Sánchez Bugallo, quiere asegurarse la continuación de la coalición con el BNG, por lo que ayer aprovechó para manifestar su intención de reeditar el acuerdo con sus actuales socios de gobierno antes del 16 de junio, momento en que se constituirá la corporación municipal.

"Todo depende de la voluntad de los partidos de asegurar un gobierno progresista en Santiago", declaró. Bugallo reconoció que el anterior pacto ya se presentó en su momento "difícil" porque su partido ganó hace cuatro años dos concejales, mientras que los nacionalistas perdieron uno. "Ahora, a lo mejor es difícil porque perdió uno el PSOE", anticipó el alcalde, y adelantó que las direcciones de ambos partidos se sentarán a hablar esta misma semana porque las negociaciones "hay que procurar no dilatarlas en el tiempo". Ambos partidos suman 14 concejales, uno menos que la pasada legislatura.

Razones de los resultados

Entre los motivos que esgrimen los socialistas para la pérdida de uno de sus concejales, no entra la autocrítica en la actuación del gobierno en la ciudad. "Los ciudadanos votaron en clave de política nacional", sentenció Sánchez Bugallo, "a pesar de que intentamos centrar el debate en propuestas para la ciudad".

La abstención, "principalmente socialista", es la otra razón que apunta el alcalde. Ahora el líder socialista lamenta que la encuestas los situasen al borde de la mayoría absoluta, porque "mucha gente no entendió que fuera necesario ir a votar".

Muy distinta es la interpretación de los resultados del líder del PP, Gerardo Conde Roa. El popular explicó el vuelco de los pronósticos por el apoyo de los compostelanos al "nuevo proyecto" para Santiago y reinvidicó ayer su "legítimo derecho a gobernar". Pero lo cierto es que, a pesar de las diferencias entre socialistas y nacionalistas, el BNG de Santiago se muestra dispuesto a negociar una legislatura más aunque, desde una posición más reforzada, advirtió al alcalde que "tendrá que tomar en cuenta" su proyecto.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
SIGUE LEYENDO

Sánchez Bugallo aseguró que este resultado no afectará a su decisión de continuar o no al frente del partido local en las próximas elecciones de 2011. "En lo único en lo que puede influir en mi decisión es en el sentido de presentarme; me gustan los retos", concluyó.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_