Elecciones 27M

Trias propone más policía y cámaras de vídeo para frenar la delincuencia

Convergència i Unió (CiU) tiene identificados a los responsables del incremento, dicen, de los índices de delincuencia en Barcelona y en Cataluña, y de que la inseguridad ciudadana figure entre los principales problemas de los catalanes, según reflejan las encuestas. Los culpables no son otros que Iniciativa per Catalunya, que dirige el Departamento de Interior, y el socialista Jordi Hereu, concejal de seguridad y vía pública de Barcelona hasta su nombramiento como alcalde.

Aunque los dirigentes de CiU niegan disponer de una varita mágica, sí afirman tener recetas para acabar con la "impunidad" que, en su opinión, reina muchas veces en Cataluña, provocando que "los delincuentes entren por una puerta y salgan por la otra", en palabras del dirigente democristiano, Josep Antoni Duran Lleida. El alcaldable por Barcelona, Xavier Trias, también desgranó alguna de sus propuestas, entre ellas aumentar las dotaciones de la Guardia Urbana en 700 agentes; de los Mossos d'Esquadra, en 1.400, e instalar cámaras de videovigilancia en zonas conflictivas de la ciudad -con total garantía de privacidad- para acabar con la delincuencia. La instalación de cámaras y la creación de la Guardia Urbana de barrio empezaría, anunció, por el barrio de El Raval y por algunas calles del Eixample.

Trias recordó que los índices de victimización en Barcelona aumentaron en dos puntos en 2005 y que la inseguridad figura como el principal problema de los barceloneses en el barómetro del Ayuntamiento de Barcelona del último trimestre de 2006. Si en septiembre la falta de seguridad era percibida como el primer problema para el 13,8% de los encuestados, tres meses después este porcentaje se disparó hasta el 22,3%.

Dueños de las calles

Especial atención debería tener el fenómeno okupa, anunciaron Duran y Trias, porque la "permisividad del Ayuntamiento ha convertido Barcelona en una ciudad abierta al movimiento okupa y antisistema con la ocupación ilegal de 300 edificios", denunció el alcaldable.

Duran, por su parte, abogó por tratar a los okupas violentos como "delincuentes". "El Gobierno de la ciudad y del país considera que a veces los delincuentes son manifestantes y la policía debe tener cuidado a la hora de tratar a esos manifestantes. Ya es hora de tener un gobierno en Barcelona y en Cataluña que trate a los manifestantes de este tipo como lo que son", afirmó.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

El líder de CiU, Artur Mas, insistió por la tarde en Castelldefels en estas críticas. Duran y Mas consideraron que fue un "gravísimo error" dejar en manos de Iniciativa per Catalunya las riendas del Departamento de Interior. "En Cataluña va en aumento la sensación de que vándalos, incívicos y delincuentes se van haciendo con el control de las calles de nuestro país", criticó Mas.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS