Elecciones 27M | FALTAN 5 DÍAS

El 'número dos' de Fabra acapara fincas sin registrar que le donaron vecinos del pueblo en el que gobierna

Francisco Martínez, vicepresidente de la Diputación de Castellón por el PP y mano derecha de Carlos Fabra, ha incrementado su patrimonio con terrenos que no estaban inscritos en el registro de la propiedad. Un total de 13 de las 16 fincas que actualmente posee en el término municipal del que es alcalde, Vall d'Alba, le han sido entregadas como donación.

El alcalde de Vall d'Alba ha hecho suya, con su madre, una superficie similar a la de 47 campos de fútbol
Martínez ha promovido y aprobado desde el Ayuntamiento la recalificación de algunas de sus nuevas posesiones
Dos funcionarios identificaban a los supuestos dueños de fincas no inscritas, que, acto seguido, las donaban al regidor

Más información

De ellas, 11 le fueron regaladas por particulares mediante un curioso mecanismo: dos funcionarios municipales reconocían a los supuestos propietarios legítimos de los terrenos sin escriturar y estos se los donaban a continuación al primer edil. El vicepresidente de la Diputación de Castellón ya ha obtenido beneficios de uno de esos terrenos que le salieron gratis, puesto que lo vendió por más de 150.000 euros. Por otra parte, Martínez ha promovido y aprobado desde el ayuntamiento la recalificación de algunas sus nuevas posesiones.

Llegó a la alcaldía de Vall d'Alba, que pretende revalidar el próximo 27 de mayo, en 1991 y cinco años después comenzó a formar parte del equipo de Carlos Fabra, de quien es uno de los hombres fuertes. Vall d'Alba es un municipio de unos 3.000 habitantes cuyo censo está siendo investigado por la fiscalía después de que se detectara un incremento masivo de votantes que el propio ayuntamiento no pudo justificar. Además, ayer mismo, el PSOE denunció que en Sant Jordi, la localidad que preside otro de los vicepresidentes de la Diputación de Castellón, Luis Tena, están empadronadas hasta 18 personas en domicilios del propio alcalde y de otros dirigentes del PP.

De los 380.000 metros cuadrados que componen el patrimonio del alcalde de Vall d'Alba, 225.000 le han salido gratis. Sus padres le donaron 45.000 metros y el resto procede de los regalos de particulares. Martínez ha comprado otros terrenos rústicos que, desde el ayuntamiento, ha recalificado al menos en dos ocasiones. En uno de los casos, la parcela ha pasado a formar parte del área donde una de las más importantes empresas de Castellón construirá una urbanización con campo de golf. Asimismo, el dirigente del PP compró, junto a un pequeño promotor, otra parcela que se ha convertido en edificable.

Francisco Martínez ha hecho suya, junto a su madre y en los últimos seis años, una superficie similar a la de 47 campos de fútbol. La mayoría del suelo está en el mismo municipio del que es alcalde, mientras que una pequeña porción pertenece al cercano Borriol. En total son 380.000 metros cuadrados, en su mayoría rústicos, por los que ha desembolsado alrededor de 500.000 euros, muy poco para los precios de la zona porque en su mayor parte no tuvo que pagar las adquisiciones. De hecho, sólo en una de las fincas que sí pagó abonó 285.733 euros.

Para hacer efectivas las donaciones, Martínez recurrió a un sistema especial que prevé la ley. De las doce fincas donadas al alcalde, sólo dos figuraban en el Registro de la Propiedad. El artículo 205 de la Ley Hipotecaria permite inscribir bienes no registrados siempre que existan testigos que "acrediten de modo fehaciente haber adquirido el derecho con anterioridad". Así, hasta en una decena de ocasiones, fueron las mismas dos personas las que acudieron al notario: dos funcionarios del Ayuntamiento de Vall d'Alba que preside Martínez.

"Legales y declaradas"

El número dos de Fabra justificó la acumulación de patrimonio apelando a la legalidad. Según dijo, todas las donaciones son "legales y están declaradas". Martínez añadió: "Cualquier ciudadano puede recibir una donación de sus padres o de su familia y no existe ninguna ilegalidad".

El vicepresidente de la Diputación recibió, de una misma persona, hasta siete fincas, de las que sólo había inscritas dos. Así, las inscripciones en el registro de la propiedad se realizaron con los dos funcionarios del consistorio como testigos, salvo en un caso en que la acreditación consistió en una certificación del propio Ayuntamiento expedida cuatro meses antes de la donación. La misma persona donó otra parte de su patrimonio al Ayuntamiento para un proyecto de construcción de viviendas tuteladas. Poco después, Martínez auspició que el ayuntamiento dedicará una plaza a la familia de la "donante".

De las otras cinco fincas regaladas a Martínez, una procede de su propio padre, que tampoco la tenía inscrita en el registro por lo que, de nuevo, hubo que recurrir a los dos funcionarios del ayuntamiento como testigos. Se trata de una finca de más de 20.000 metros cuadrados, valorada en 4.808 euros. Las cuatro fincas restantes que recibió como regalo, de más de 38.000 metros cuadrados, proceden de cuatro titulares diferentes, todas ellas están en la misma partida, Bornell, y tienen un valor, según el registro, de 11.000 euros. Los padres del vicepresidente de la Diputación de Castellón adquirieron además otras siete fincas, que sí pagaron y que inscribieron a su nombre. En tres de estas siete operaciones se tuvo que recurrir, de nuevo, al 205 de la Ley Hipotecaria puesto que el terreno no estaba registrado y fue la comparecencia de dos testigos la que permitió la venta.

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 21 de mayo de 2007.

Lo más visto en...

Top 50