Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
FESTIVAL DE CANNES

Michael Moore y su ejército de abogados

Todavía no ha aterrizado en la Costa Azul y ya suenan los tambores de guerra. Michael Moore proyecta mañana por la mañana, en una sesión especial fuera de la competición, su nuevo documental: Sicko. El festival le ha reservado un horario de honor: primera hora del primer fin de semana. Saben que el ruido está asegurado y que los ecos del festival cruzarán el Atlántico.

De momento sí está en Cannes, en camiseta y vaqueros pero inaccesible, el productor Harvey Weinstein. Con su enorme barriga y su cara picada de viruela, acude como un espectador más a las ruedas de prensa, en las que mira desafiante a los periodistas sin prestar atención a lo que dicen. Sabe que es una figura inquietante y eso le protege. Su compañía (TWC) distribuye la última película de Michael Moore en Estados Unidos, que se estrena el próximo 29 de junio. También la vende al resto del mundo. En sólo dos días ya han firmado su distribución en Francia, Italia, Australia, Alemania, Hungría, Bulgaria, Rumania, Polonia y la República Checa.

Al parecer, la película podría tener serios problemas legales después de su estreno el sábado en Cannes. Según cuentan en Screen, instalados en una habitación del hotel Carlton, Wenstein ha aterrizado en Cannes acompañado por un batallón de abogados y publicistas capaces de frenar posibles cortapisas legales al filme de Moore. El ganador de la Palma de Oro de 2004 con Fahrenheit 9/11 ha puesto esta vez el ojo en la sanidad pública de su país y para ello podría haber violado, entre otras leyes, el embargo a Cuba, viajando a la isla con un grupo de enfermos de su país para que recibieran allí un tratamiento médico digno que les fue negado en EE UU.

Wenstein ha contratado al abogado David Boies, al relaciones públicas Matthew Hiltzik, al estratega político Chris Lehane y al gurú de las relaciones públicas Ken Sunshine para evitar cualquier contratiempo. Con ellos se pasea tranquilo anunciando la inminente llegada del hombre de la gorra.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 18 de mayo de 2007