Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Berlusconi compra Endemol a Telefónica y afianza su liderazgo en televisión

La compañía vende la productora por 2.629 millones, la mitad de lo que le costó en 2000

Silvio Berlusconi afianza su liderazgo en el mercado de la televisión en abierto en España.El ex primer ministro italiano se ha hecho con el control de Endemol, la segunda mayor productora de televisión europea con programas como Gran Hermano u Operación Triunfo. Telefónica vende su 75% de Endemol a un consorcio integrado por Mediaset y Tele 5 (ambas de Berlusconi), el cofundador John de Mol y Goldman Sachs por 2.629 millones de euros. La operadora compró Endemol en 2000 por 5.500 millones por canje de acciones, aunque ayer declaró unas plusvalías contables por la operación de 1.400 millones.

El estilo Berlusconi se asomará más a las pantallas de televisión. El ex primer ministro y magnate italiano se ha hecho con el control de Endemol, la productora de programas tan populares como Gran Hermano, Operación Triunfo, La casa de tu vida, La Granja o Allá Tú. De esta forma, controlará en España la cadena de televisión más rentable, Tele 5, y la primera productora. Y la pregunta que se hace ahora todo el sector audiovisual es si mantendrán la independencia entre ambas o convertirá a Endemol en un proveedor privilegiado de contenidos de Tele 5, marginando al resto de cadenas.

Paolo Vasile, consejero delegado de Tele 5, intentó ayer despejar dudas: "No compramos Endemol para asegurarnos la exclusividad de programas como Gran Hermano porque ahogaríamos a la empresa. Esta inversión se justifica como vehículo para la expansión internacional vía contenidos en aquellos países donde es inviable montar una nueva televisión".

Vasile aseguró que mantendrán a los actuales gestores de la productora para garantizar la independencia. En aras a ese objetivo, John de Mol no participará en la gestión ni formará parte del consejo. Y aunque oficialmente Mediaset sólo controlará el 33% de Endemol, se da por hecho que llevará las riendas de la productora.

Y si Berlusconi gana peso, el presidente de Telefónica, César Alierta, cumple uno de sus sueños: deshacerse por fin del imperio mediático que creó su antecesor en el cargo, Juan Villalonga, a costa de talonario y con el beneplácito del Gobierno del PP, y que incluía Antena 3, Onda Cero, Vía Digital y Recoletos, entre otros. La división multimedia de la operadora, regida más por criterios políticos que financieros, sólo dejó tras de sí un reguero de pérdidas de más de 2.000 millones de euros.

Tres compradores

La operación anunciada ayer consiste en la venta del 75% de Endemol en manos de Telefónica por 2.629 millones de euros a un consorcio integrado a partes iguales por: Mediaset y su participada Gestevisión Tele 5; el banco Goldman Sachs y la sociedad de inversión holandesa Cyrte, en la que participa con un 30% el cofundador de Endemol, John de Mol.

El consorcio ganador se ha comprometido a formular lo antes posible una oferta por el restante 25% de Endemol que cotiza en Bolsa a un precio de al menos 25 euros por acción, de forma que el desembolso total se acerca a los 3.500 millones de euros.

Telefónica defiende que ha hecho un buen negocio. Y si se mira a corto plazo no le falta razón. Vende a 25 euros la acción, por encima de los 24,65 euros a los que cerraron los títulos de la productora el pasado día 11, y muy por encima de los nueve euros a los que salió a Bolsa en noviembre de 2005. Según las cuentas de la operadora, la operación le ha supuesto unas plusvalías contables de 1.400 millones de euros, teniendo en cuenta el actual valor en libros.

Pero si se atiende a un plazo mayor, las cuentas no salen tan redondas y las ganancias se convierten en pérdidas. Villalonga anunció la compra de Endemol mediante un canje de acciones de Telefónica en marzo de 2000 por 5.500 millones de euros, aunque cuando formalizó la operación en junio de ese mismo año, el valor había caído a los 4.790 millones de euros, debido a la devaluación de los títulos. Es decir, que Endemol se vende por un 45% menos del precio al que se compró.

En defensa de Telefónica, lo cierto es que para aquella operación no salió ni un sólo euro en efectivo

de la caja puesto que se hizo por canje de acciones. Y además, el valor de los títulos de entonces (28 euros) no es el que tienen ahora (16,65 euros).

En cualquier caso, ya no hay marcha atrás porque los tribunales se pronunciaron en su día. El juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón consideró en 2003 que no se había pagado un sobreprecio en la compra de Endemol en 2000.

Mediaset le ha ganado la partida al otro gran candidato por hacerse con la productora, un consorcio italofrancés liderado por el presidente de Louis Vuitton Möet Hennessy (LVMH), Bernard Arnault, y el director de operaciones de Endemol en Francia, Stephane Courbit y la sociedad PAI Partners.

Endemol vive así el último capítulo de su propio culebrón. La productora nació en 1994 de la mano de sus dos fundadores Joop van der Ende y John de Mol. En 2000, en pleno boom tecnológico, tuvieron en Juan Villalonga su valedor. El anterior presidente de Telefónica estaba creando un imperio mediático y no dudó en pagar 5.400 millones de euros por la productora. Tanto Van der Ende como De Mol canjearon progresivamente sus títulos por dinero y, ya multimillonarios, abandonaron la compañía.

Telefónica concluye así el proceso que inició el pasado 9 de marzo cuando anunció oficialmente que estaba explorando alternativas para la venta total o parcial de su participación del 75% en la sociedad Endemol N.V. y encargó a Merril Lynch esta operación.

Esta desinversión y la venta de Airwave por 2.982 millones de euros, suponen una importante inyección de fondos para Telefónica con vista a afrontar el pago del 6,9% que acaba de adquirir de Telecom Italia, y la previsible compra del 50% que aún no controla de la operadora Vivo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 15 de mayo de 2007