Reportaje:

¡Vacaciones en el cambio climático!

Una agencia de California ofrece contemplar el deshielo en Groenlandia

¿Aún está planeando las vacaciones? ¿Tiene libre entre 25 de septiembre y 6 de octubre? ¿Prefiere la aventura a una semana en las fiestas de su pueblo? ¿Es de los que aprovechan los días de asueto para compaginar placer con conocimiento? Si contesta afirmativamente a esas preguntas, la empresa californiana Betchart Expeditions tiene el viaje perfecto para usted: descubrir Warming Island, la Isla del Calentamiento, en la lejana y fría Groenlandia. Eso sí, debe disponer de entre 5.000 y 7.000 dólares (entre 3.700 y 5.100 euros), dependiendo de si comparte baño y paga por una cabina en la planta más baja del barco, o puede permitirse un camarote en cubierta con baño privado. Comida, excursiones y conferencias están incluidas en el precio.

Warming Island se separó de Groenlandia cuando se fundió el hielo que las unía

Tenía que pasar. En un mundo en el que todo se mercantiliza, sólo quedaba por inventar esta nueva forma de turismo en el siglo XXI: el del cambio climático. A Betchart Expeditions se le han quedado pequeñas las rutas al Tíbet, a los Alpes suizos o al Himalaya. "¡Nuestro viaje le lleva a un área rica en vida marina: ballenas azules, el mayor animal que jamás haya vivido en la Tierra; orcas (las ballenas asesinas), delfines de morro blanco y muchos pájaros marinos!", explica Bob Nansen, de Betchart Expeditions. "Hay un día entero para explorar los alrededores de Warming Island",

publicita Nansen. Y acampar en un glaciar.

Y es que el mapa de Groenlandia se tiene que dibujar otra vez. Y no porque antes estuviera mal trazado. Es que el calentamiento global ha hecho que una porción de tierra se separe del resto de la isla, al derretir la capa de hielo que las unía. Y esta isla es Warming Island, que la agencia de viajes de Cupertino vende como el no va más en viajes originales.

Warming Island es pequeña, está a 640 kilómetros del Círculo Polar Ártico y tiene la forma de una mano con tres dedos. La Sociedad Geológica de Estados Unidos confirmó su existencia a través de imágenes de satélite que comparaban su situación en 1985, 2002 y 2005, cuando se separó del todo. Según publicó esta institución, "se descubrirán más islas como ésta si la capa de hielo de Groenlandia sigue desapareciendo".

La isla, que mengua a medida que los humanos no respetamos los protocolos de medio ambiente, fue descubierta en septiembre de 2005 por el explorador de la Universidad de Berkeley Dennis Schmitt, de 60 años, de los que ha dedicado 40 a explorar Groenlandia. La existencia de esta "nueva" isla confirma que la capa de hielo de Groenlandia se está derritiendo a pasos agigantados. Si sus 2,5 millones de kilómetros cúbicos de hielo se fundieran, el nivel del mar en el mundo subiría unos 7,2 metros, cubriendo la mayoría de ciudades en las costas españolas y otros puntos como Londres, Bangladesh o las Maldivas. Los estudios científicos revelan que la capa de hielo de Groenlandia se está quebrando tres veces más rápido que en los años noventa.

Groenlandia pertenece a territorio danés, es la isla más grande del mundo (tras el continente de Australia) y está habitada por 56.000 inuit. El 80% de su territorio es hielo. Aunque parece que no le queda mucho. Así que ya sabe. No hay tiempo que perder. Si se lo puede permitir, embarque el 25 de septiembre en Reikiavik (Islandia) y navegue a bordo del MVAleksey Maryshev a través del estrecho de Dinamarca hasta el lugar en el que se encuentra la isla. Si está tentado, reserve. Porque de las 48 escasas plazas, 15 ya están vendidas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0013, 13 de mayo de 2007.