Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los cisnes vuelan con protestas

El ballet de hoy sobre el estanque agrede al entorno, según los vecinos

Una bailarina de excepción, Tamara Rojo (premio Príncipe de Asturias 2005), con su compañero del Royal Ballet de Londres Carlos Acosta. Un escenario inusual: el estanque del Retiro cubierto por una plataforma de 400 metros cuadrados. Un aforo descomunal: 4.000 personas sentadas en gradas y 10.000 de pie, con dos pantallas gigantes de ayuda visual. Un ballet famoso: El lago de los cisnes, de Chaikovski.

Es un espectáculo de lujo para las Fiestas de San Isidro servido al público en dos entregas: un ensayo general esta noche, a partir de las diez, y una gala el domingo, a la misma hora. El acceso es gratuito, pero con invitación, que se puede recoger en las taquillas del embarcadero del estanque. Estarán abiertas a partir de las 12.00 y se cerrarán cuando se agoten las localidades (hoy se ofrecerá el 50% y mañana el resto).

Sin desmerecer sus cualidades artísticas, el espectáculo llega envuelto en polémica. La edil socialista Rosa León se quejó de que el Ayuntamiento "se gaste 35.000 euros en una actuación con las carencias culturales que tiene Madrid", y la Plataforma Ciudadana en Defensa del Retiro (integrada por asociaciones ciudadanas y sindicatos) denunció ayer "una nueva agresión a un lugar tan emblemático y sensible como el Jardín Histórico del Buen Retiro". Según la plataforma, la instalación del escenario "supone el acceso de camiones de gran tonelaje, la atracción masiva de gente y podas innecesarias en más de 60 castaños de indias".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 12 de mayo de 2007