Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

¡Ay, que me ha tocado!

217.000 madrileños participan en el sorteo de 1.378 pisos públicos

Dos centenares de personas se agolpaban ayer en una calle del norte de Madrid mirando con ansiedad cuatro pantallas de plasma como niños frente al escaparate de una pastelería. Obvio que no se estrenaba un videoclip del cantante de moda -todos los concurrentes estaban en silencio-, ni tampoco se regalaba nada, como aclararon dos chavalas a una anciana que preguntó al pasar "¿Aquí qué dan?", al ver el gentío tan atento.

El banco suizo UBS afirma que Madrid ocupa el puesto 17º entre las ciudades de alquiler más caro

Dos voces monocordes cantaban nombres por unos altavoces y éstos (Lucía, Tomás, Mohamed, Carmen...), iban apareciendo en las televisiones con sus apellidos. De repente alguien grita: "¡Ay, que me ha tocado!, ¡qué alegría, madre, qué alivio!". Se ha identificado la primera ganadora, Luisa Córdoba, del mayor sorteo de vivienda pública en alquiler para menores de 35 años organizado en la Comunidad de Madrid en esta legislatura, con 1.378 pisos en oferta.

Luisa, la mujer que tiembla de emoción, es una vallecana de 27 años. Ha tenido "una suerte inmensa", se dice, echándose la mano al corazón, porque solicitó una casa tan sólo el pasado marzo. Sus circunstancias personales son tan precarias que el piso adjudicado es su mejor noticia.

La primera afortunada tiene 27 años y dos hijas, Ainhoa y Yanira, a quienes a duras penas consigue mantener. Es carpintera de profesión, pero está en paro y sabe que si no fuera por su madre no tendría dónde cobijar a su prole. En los 120 metros cuadrados del piso de la abuela viven nueve familiares "entre hijos, tíos, primos y hermanos", enumera Luisa sin dejar de sonreír, como si no se creyera aún que vaya a salir de allí. Espera un tercer hijo para agosto.

El banco suizo UBS asegura que alquilar en Madrid cuesta 890 euros de media, el puesto 17 entre las ciudades más caras del mundo.

Los demandantes del Plan Joven de Vivienda son 217.330. Ayer optaban a 451 casas en Torrejón de Ardoz y Parla, en el este y sur de la región. En la capital se ofertaban 927 entre 88.906 solicitantes.

Si se pregunta a Luisa qué le pide a su nuevo piso -ayer sólo sabía que está situado en el ensanche de su propio barrio, doble suerte-, es incapaz de precisar. "Me conformo con un techo para vivir", contesta. Su nueva casa mide "unos 70 metros cuadrados más trastero y garaje", según la Oficina de Vivienda de la Comunidad. Por ella pagará una renta de 515 euros al mes durante siete años. Al cabo de ese tiempo puede comprar su piso por menos de 140.000 euros, con un descuento del 50% de lo abonado en alquileres. El Plan Joven ha adjudicado 10.055 casas bajo este régimen desde 2005.

El portal de intermediación inmobiliaria Idealista.com ha calculado que el metro cuadrado en alquiler cuesta de media 12,3 euros en la capital. De acuerdo con estos datos, habitar en la superficie que le ha tocado a Luisa costaría pues 861 euros al mes en el mercado libre.

Precisamente en el distrito donde se alza la nueva casa de la mujer, Villa de Vallecas, al sureste de la ciudad, el precio medio del metro cuadrado arrendado subió en 2006 más que en ningún otro, un 20,8%, hasta los 10,8 euros mensuales: por todo ello, Luisa estará ahorrando unos 200 euros cada mes con su alquiler protegido.

El sorteo duró más de una hora. Cerca de Luisa Córdoba estaba Cristino Villar, de 61 años, que no acababa de animarse al ver que los nombres de sus tres hijos no salían en las pantallas. Tiene tres, el pequeño de 25 años y la mayor de 36, todos viviendo en su casa de 85 metros cuadrados. Acude con su amigo Fructuoso Montero, de 68, que espera una casa para su hijo.

"Lo jodido es que ha subido mucho la vivienda", dice Cristino. "No, el problema es que los sueldos son de miseria", replica Fructuoso.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 10 de mayo de 2007