Vivienda replica al PNV que no hay suelo para que las diputaciones hagan pisos caros

El viceconsejero recuerda que la prioridad es el alquiler social destinado a los jóvenes

El viceconsejero de Vivienda, Javier Dean, pidió ayer al PNV que aclare para qué quieren las diputaciones competencias en vivienda protegida, tal y como han exigido los nacionalistas. "Si quieren suelo para ocuparlo con pisos caros que no cuenten con nosotros [el departamento], pero si quieren construir pisos de alquiler social, estamos dispuestos a colaborar de forma estrecha", dijo. Dean pidió humildad a las diputaciones al gestionar sus planes de vivienda, recordando que la de Vizcaya no ha concluido ni una sola de las promociones previstas en el suyo.

Más información

Esta es la reacción de la consejería dirigida por Ezker Batua a la exigencia que lanzó el PNV el pasado viernes en el Parlamento durante un debate sobre vivienda. Esa discusión, en la que se abogó por invertir más dinero para que, al menos, la mitad de los pisos que construya la Administración autonómica vayan al mercado de alquiler y no a la venta en propiedad, les sirvió a los partidos para ir tomando posiciones con vistas a la elaboración del anteproyecto de ley de Vivienda. Con esa norma se cierra el círculo del urbanismo, después de que en junio saliese adelante la ley de Suelo. Por eso, el PNV ya ha empezado a dejar ver sus pretensiones en un intento de que no caigan en saco roto, como ocurrió con esta última, donde un pacto entre el PSE y Vivienda le cortó el paso.

El objetivo peneuvista es que los tres gobiernos forales (dos de ellos ahora en sus manos) dispongan de la misma capacidad para promover vivienda protegida que ahora tienen el tripartito y los ayuntamientos. La idea es crear una modalidad foral de piso protegido. En estos momentos, la ley de Suelo reconoce los pisos de protección local (promovidos por los consistorios) y autonómica (Gobierno). La puesta en marcha del plan de vivienda de la Diputación de Vizcaya durante esta legislatura ha enfrentado vivamente a la institución foral con el departamento. Según Vivienda, los pisos que ésta pretendía levantar (3.000 en 19 municipios) no se ajustaban a las características exigidas a los de protección, sino que iban destinados a ciudadanos con mayor poder adquisitivo.

"Nuestra preocupación es que el suelo se ocupe con viviendas de alquiler social destinadas a los jóvenes. Eso es lo importante en estos momentos y lo que nos está demandando la sociedad", recalcó Dean. En esta línea, el viceconsejero reclamó "humildad" a las diputaciones al gestionar sus planes de vivienda y recordó el atasco que vive el proyecto de Vizcaya.

Un 30% de lo previsto

"No es el mejor ejemplo de agilidad en las actuaciones. Se ha desarrollado un 30% de sus previsiones y ni una promoción de pisos se ha culminado. Que no nos vengan a dar lecciones", apostilló.

El diputado general vizcaíno y candidato a la reelección, José Luis Bilbao, quiere relanzar este plan y ya lo ha incorporado en su programa electoral.

El PSE fue el partido que posibilitó la aprobación de la ley de Suelo en junio pasado tras pactar con la consejería su contenido, lo que permitió vencer las reticencias que hasta el final planteó el PNV, el partido que en la actualidad gobierna más ayuntamientos y dos diputaciones. De ahí, que su influencia siempre se deja notar.

El portavoz parlamentario socialista para asuntos de vivienda, Jesús Loza, explicó ayer a EL PAÍS que es necesario que las tres instituciones implicadas en la construcción de vivienda (Gobierno, municipios y diputaciones) trabajen en común. "Las diputaciones tienen una gran labor que hacer en el tema de la fiscalidad, por ejemplo, potenciando las deducciones al alquiler", dijo.

En su opinión, los tres gobiernos forales deben "ayudar" en la política de vivienda, pero en ningún caso pueden encabezarla. "Ésa es una misión del Ejecutivo". "Ya existe", añadió, "un Plan Director de Vivienda para el periodo 2006-09 que marca las directrices y donde las diputaciones tienen el campo de juego marcado. No sólo tienen que dedicarse a la vivienda tasada, también deben entrar en el terreno de los pisos protegidos".

Según el PSE, es necesario apostar con más decisión por ese Plan Director porque ya en el año 2006 no se cumplieron las previsiones para ese ejercicio. "Sólo se construyeron el 43% de los pisos de alquiler previstos", recordó.

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 08 de mayo de 2007.