Cartas al director
i

De Roquetas a Cataluña

Tiempos agitados estos últimos, en que han salido a la palestra la sentencia benévola del caso Roquetas y unas imágenes espeluznantes de una paliza propinada por los mossos de escuadra a un detenido en Cataluña. Las palabras de un abogado de la acusación, de que "se abre la veda" para que cualquier detenido pueda ser apaleado hasta la muerte en un cuartel, no parecen exageradas si el Tribunal Supremo no corrige la macabra sentencia semiabsolutoria hacia los implicados en la mortal paliza del cuartel almeriense. Un delirio inducido por cocaína -como si de un ángel exterminador se tratara- no puede matar a nadie, sino cuando han querido sofocar el fuego con más leña...

Tras la transición democrática, las fuerzas de orden público han conseguido indudables avances en su profesionalidad y en la garantía del derecho aplicable a todo detenido; sin embargo, no podemos permitir que determinadas conductas antisociales de algunos miembros aislados del escalafón policial manche los logros obtenidos por una mayoría de policías y guardias civiles, trabajadores nobles y profesionales. Como familiar de guardia civil, y como ciudadano, solicito la estricta aplicación de la ley y el veredicto claro de los forenses a la hora de analizar las causas de dicho fallecimiento.

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 05 de mayo de 2007.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50