Acció Cultural se ofrece como "motor del cambio imprescindible"

20.000 personas toman el centro de Valencia tres siglos después de la Batalla de Almansa

Unas 20.000 personas -70.000 según los organizadores- tomaron ayer por la tarde el centro de Valencia y colapsaron durante un par de horas las arterias más comerciales de la ciudad para recordar el 300 aniversario de la Batalla de Almansa y ofrecerse como "motor del cambio imprescindible" al frente de la Generalitat Valenciana, en palabras del periodista Artur Balaguer en nombre de Acció Cultural del País Valenciá, que convocó la marcha.

Los tambores y caracolas del grupo de percusión La farola, de Ontinyent, anunciaban la cabeza de la marcha con tono solemne. La banda de Dénia, inmediatamente después, sonaba más festera. Una dorna, barca tradicional de L'Albufera, navegó sobre el asfalto en favor de "una Copa del América de los pobres", en palabras de Francesc Baixauli, ex alcalde socialista de Silla.

Tres pancartas de Acció Cultural del País Valencià subrayaban la paternidad de la convocatoria: Ja n'hi ha prou, Per la llibertat d'expressió y Sí a TV3.

Glòria Marcos, Enric Morera, Joan Francesc Peris y otros candidatos de Compromís pel País Valencià enarbolaban la cuarta pancarta, una marca que agrupa a Esquerra Unida, el Bloc, Els Verds, Esquerra Ecologista e Izquierda Republicana.

La tradicional colla de dimonis daba paso al resto de agrupaciones progresistas e independentistas que se sumaron a la marcha. Manos rojas despedían al partido mayoritario en las Cortes Valencianas, Adéu PP, con el emblema del Bloc en el envés.

Los organizadores celebraron la afluencia: "Hemos doblado la participación del año pasado". Y denunciaron, sobre una improvisada tribuna al final de la calle Colón: "Estamos aquí para recordar que nos siguen negando la Plaza de Toros los mismos botiflers que ganaron Almansa y que no volverán a ganar".

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Graciela Ferrer, portavoz del colectivo Compromís pel territori, tomó la palabra para recordar que "el territorio, como la cultura, no es una mercancía"; para denunciar que los actuales responsables de la Generalitat han fomentado "el desorden territorial, la urbanización masiva, el clientelismo y la corrupción"; y para concluir que "el cambio es necesario".

Artur Balaguer, periodista y miembro de Acció Cultural, fue directo a la batalla de Almansa: "Trescientos años son muchos, demasiados en la historia de un pueblo que reivindica su identidad". Pero no se dejó llevar por la "derrota", sino que apeló al valor de "la resistencia".

Felipe V, entonces, como el PP, ahora, pretenden "reducir el País Valenciano en una provincia", siguió Balaguer, para arremeter contra las armas que ahora esgrime el poder: "Canal 9 es un triste ejemplo de censuras y manipulaciones. Y ahora pretenden cerrar TV3". Y como aquellos que resistieron a las tropas borbónicas, el periodista siguió: "Impediremos que hagan efectiva la censura, Ja n'hi ha prou, Ja en tenim prou".

Balaguer, a las puertas de la Plaza de Toros, reiteró: "Los bienes públicos no son patrimonio personal de los que ocupan temporalmente las instituciones". Y concluyó: "Los que estamos aquí nos comprometemos a ser motor del cambio imprescindible, pero de un cambio de verdad, no sólo de nombres".

Algún grito de "in, inde, independencia" cerró el parlamento y una marcha que discurrió sin otros incidentes que el malestar de varios conductores atrapados en el centro de Valencia.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS