Reportaje:Elecciones presidenciales en Francia

Un eje franco-alemán socialista

El SPD y el PS reclaman un Banco Central Europeo comprometido con el empleo

Integración europea con "un sentido más social", cogestión de las empresas y un compromiso del Banco Central Europeo (BCE) a favor del crecimiento y el empleo son las ideas centrales de la declaración común presentada ayer por el Partido Socialista francés (PS) y el Partido Socialdemócrata de Alemania (SPD). En el momento más reñido de la batalla electoral francesa, los socialistas alemanes han cerrado filas con una propuesta común para el futuro de la Unión Europea.

La declaración es el fruto de un trabajo elaborado durante los dos últimos años por un grupo de expertos bajo la doble presidencia del eurodiputado Pierre Moscovici, secretario nacional del PS para las Relaciones Internacionales, y Angelica Schwall-Düren, vicepresidenta del grupo parlamentario de los socialdemócratas alemanes.

La declaración apuesta por reforzar derechos de los asalariados y por la cogestión empresarial

Más información

Paralelamente ayer se presentó otro documento firmado por François Hollande, líder de los socialistas franceses, y Kurt Beck, presidente del SPD, en la misma dirección, en el que también apela al Banco Central Europeo para que use la "libertad" inherente a su mandato para que se comprometa con "el crecimiento y el empleo de una manera más enérgica".

Ésta es una vieja batalla que va mucho más allá de la clásica división entre derecha e izquierda. A diferencia de la Reserva Federal de Estados Unidos, que tiene como objetivo el control de la inflación y la creación de empleo, en el caso del BCE el objetivo se ha limitado de manera obsesiva a luchar contra la inflación. La ampliación de objetivos, incluyendo el crecimiento y el empleo, se ha visto siempre por los economistas liberales como un paso arriesgado que podría comprometer la lucha por el control de los precios.

La declaración socialista apuesta por "reforzar los derechos de los asalariados, desarrollando la participación y la cogestión en las empresas, más allá de las simples obligaciones de información y consulta". El objetivo de los socialistas es lograr "una aproximación de los niveles de protección social en la Unión Europea a través de una agenda social". Las prioridades de esta agenda serían "la salud y la seguridad de los trabajadores, la lucha contra el paro de los jóvenes y el desempleo de larga duración, así como la adopción de criterios sociales de convergencia como un salario mínimo en relación con el Producto Interior Bruto (PIB)".

Ambos partidos consideran que la aproximación de los niveles sociales debe ir acompañada de una mayor convergencia de la política económica, "lo que pasa especialmente por un refuerzo de la capacidad de pilotaje de la política económica y financiera del Eurogrupo" (formado por los 13 países que han adoptado el euro como moneda).

Precisamente ayer, en la comunicación anual sobre el euro, el comisario europeo de Asuntos Económicos y Monetarios, Joaquín Almunia, presentó la declaración de la Comisión Europea, que señala que ya se han conseguido "mejoras en la coordinación de las políticas económicas, como atestigua la adopción de orientaciones públicas para las políticas presupuestarias y la creciente coherencia de las políticas macroeconómicas". El objetivo es reforzar esta coordinación.

Con vistas a la reforma del presupuesto comunitario en el periodo 2008-2009, los socialistas franceses y alemanes pretenden un reequilibrio del gasto público con el doble objetivo "de favorecer las inversiones en educación e investigación" y luchar contra los efectos de la desertización industrial.

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 03 de mayo de 2007.

Lo más visto en...

Top 50