Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La tasa de criminalidad está en 67,5 delitos por cada 1.000 habitantes, un 10,6% menos que en 2006

La tasa de criminalidad es de 67,5 delitos por cada 1.000 habitantes, lo que implica una reducción de 7,4 puntos respecto a la anterior legislatura. Así lo comunicó el delegado del Gobierno en la Comunidad Valenciana, Antoni Bernabé, tras la segunda reunión del Consejo Autonómico de Seguridad Civil celebrada ayer, donde anunció un descenso del 10,6% en el número de delitos respecto a 2006 y la incorporación de 600 nuevos agentes.

Estos datos son "irreales" y están "mal interpretados", a juicio del secretario autonómico de Interior, Luis Ibáñez, que acudió también al consejo. Ibáñez alegó que la información recabada a través del teléfono de Emergencias 112 demuestra el incremento de la inseguridad ciudadana. "Un estudio minucioso, matemático y estadístico" basado en los datos de Emergencias indicaría, según Ibáñez, que el crecimiento de los delitos es "una realidad" y que "por primera vez" en 2006 las llamadas relativas a estos sucesos están por encima de las sanitarias. A la reunión de este órgano consultivo, integrado por representantes de la sociedad civil y las diferentes administraciones, asistió el presidente de la Confederación de Asociaciones de Vecinos, Juan Antonio Caballero, quien recordó que los datos son aportados por la Guardia Civil y la Policía Nacional e indicó que esta información refleja una "contención" de la delincuencia.

El PP rechaza los datos de la Policía y apela al teléfono de Emergencias para desmentir a Bernabé

Bernabé anunció la incorporación en mayo de 360 guardias civiles, a los que se sumarán "en los próximos meses" 240 mandos y guardias de especialidades en las comandancias de Alicante, Castellón y Valencia. A ello sumó el esfuerzo que ha supuesto que se vayan a crear 12 grupos de investigación más de los ocho que ya funcionan y los "1.700 efectivos más de los que había cuando el PSOE llegó al Gobierno".

Según los datos ofrecidos por la Delegación del Gobierno, durante el pasado año se produjo un descenso del 14,4% en los robos en viviendas con violencia e intimidación, mientras que los producidos en establecimientos comerciales se redujeron un 18,5%. En 2006 se registró una tasa de 132 detenidos por cada 1.000 infracciones (105 en 2003), mientras que la tasa de infracciones esclarecidas ha aumentado al 25,2% (22,3% en 2003) y la tasa de delitos resueltos se ha elevado hasta el 31,4%, frente al 23,2% del final de la anterior legislatura, detalló Bernabé.

El "único" repunte que se ha producido es un aumento de los robos en el interior de vehículos, en los que ahora se sustraen los equipos de localización por satélite (GPS). Según el delegado, estos datos avalan el "esfuerzo" y el "compromiso" del Gobierno para mejorar la seguridad en la Comunidad Valenciana a través de "más efectivos, más medios y una mayor especialización".

Por el contrario, la lectura del Consell de los índices de delincuencia indica que el Gobierno "margina" a la Comunidad Valenciana al no aportar medidas contra la inseguridad, aseguró Luis Ibáñez. Según sus datos, "la evolución de la criminalidad va mal" y la "tendencia es al alza", como confirmaría, en su opinión, que durante 2006 las llamadas al teléfono de emergencias 122 por asuntos de seguridad ciudadana "se han disparado y se ha puesto por primera vez" por delante de las llamadas por problemas sanitarios.

A su juicio, el crecimiento de agentes policiales durante los tres últimos años, así como las ayudas para la construcción y rehabilitación de cuarteles son "totalmente insuficientes". "Estoy dispuesto a demostrar a la ciudadanía que el presidente del Gobierno y sus colaboradores mienten y encubren el problema de la inseguridad en la Comunidad Valenciana", añadió.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 4 de mayo de 2007