Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Erdogan propone que los turcos elijan al presidente de la República en las urnas

El líder islamista quiere simultanear las elecciones legislativas anticipadas y las presidenciales

El primer ministro turco, el islamista moderado Recep Tayyip Erdogan, propuso ayer que las elecciones anticipadas destinadas a dar una salida a la crisis política que sufre Turquía se celebren el 24 de junio. Erdogan aseguró ante los diputados del Partido de la Justicia y el Desarrollo (AKP), que le garantizan una amplia mayoría en el Parlamento desde 2002, que pretende simultanear la votación de las legislativas adelantadas con la elección del presidente de la República por sufragio universal.

La Junta Electoral dice que los comicios no pueden celebrarse antes del 22 de julio

Para conseguirlo será necesario aprobar antes una reforma constitucional y cambiar el actual sistema de designación del jefe del Estado por el Parlamento. El Gobierno de base islamista intenta salir así al paso del veto a su candidato presidencial, el ministro de Exteriores Abdulá Gül, dictado la víspera por el Tribunal Constitucional turco.

La anulación por falta de quórum de la votación del viernes, que iniciaba el proceso de designación de Gül, mereció también una dura respuesta de Erdogan, que acusó al Constitucional de haber disparado "una bala contra la democracia". "Acatamos el fallo, pero la elección del presidente ha quedado bloqueada y se convierte en casi imposible en el futuro", dijo el primer ministro.

Un portavoz del alto tribunal calificó de "irresponsables" las palabras de Erdogan, quien precisó a su vez a la prensa que éstas iban dirigidas contra el líder de la oposición laica, el socialdemócrata Deniz Baykal, por haber presentado un recurso de nulidad ante el Constitucional después de haber boicoteado la sesión parlamentaria.

Las declaraciones y las réplicas se suceden en el confuso escenario político de Ankara. Después de que Erdogan adelantara al 24 de junio las elecciones legislativas, el presidente de la Junta Electoral Central turca, Muammer Aydin, precisó que los comicios no podían ser organizados en ningún caso antes del 22 de julio, según los plazos legales. El Parlamento debe reunirse, hoy o mañana, para aprobar la fecha.

El AKP quiere hacer valer su mayoría de 352 escaños sobre los 550 que componen el Parlamento para repetir la primera votación del presidente de la República el domingo. El umbral de 367 diputados presentes (dos tercios de la Cámara) que ha sido fijado por el Constitucional para poder elegir a Gül hace inviable su candidatura de mantenerse el boicoteo.

Erdogan espera contar con el apoyo de los diputados del Partido de la Madre Patria, para aprobar antes de que se celebren los comicios legislativos una serie de reformas constitucionales, entre las que destaca la elección del presidente por sufragio universal. El líder islamista moderado incluye en los cambios la reducción del mandato presidencial de siete a cinco años, aunque el presidente sería reelegible para un segundo mandato consecutivo, y el recorte de cinco a cuatro años de la legislatura del Parlamento.

"La situación política turca ha entrado en un periodo de gran confusión después del comunicado del Ejército contra la elección de un presidente de origen islamista", explicaba ayer un diplomático europeo destinado en Ankara, "pero la actitud de Erdogan, al plantar cara por primera vez en Turquía desde el poder civil a una advertencia militar, hace confiar en que habrá una salida democrática".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 3 de mayo de 2007