Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La ONU emplaza al Polisario y Marruecos a una negociación directa

La resolución fija la autodeterminación como objetivo pero no cierra el paso al plan de Rabat

El Consejo de Seguridad de Naciones Unidas puso ayer los cimientos para empezar a construir una salida definitiva al conflicto en el Sáhara Occidental, que dura más de tres décadas. Los 15 miembros del Consejo adoptaron por unanimidad una resolución en la que instan a Marruecos y al Frente Polisario a que se sienten a negociar de forma "directa" y "sin condiciones previas", bajo el auspicio de la ONU, para llegar a la autodeterminación del pueblo saharaui. La resolución ha sido bien acogida por las dos partes.

El texto, elaborado por el grupo de países amigos del Sáhara (Estados Unidos, Francia, Rusia, Reino Unido y España) fue adoptado por unanimidad, a pesar de que el lenguaje expresa un nítido apoyo a la iniciativa presentada hace dos semanas por Rabat, en la que se contempla la convocatoria de un referéndum para la autonomía de la región sin que se renuncie a la soberanía marroquí.

La resolución 1.754 "llama a las partes a comprometerse en negociaciones sin condiciones previas y de buena fe, tomando en cuenta los acontecimientos de los últimos meses, a fin de llegar a una solución política justa, duradera y mutuamente aceptable que permita asegurar la autodeterminación del Sáhara Occidental".

El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, tendrá que presentar en dos meses un informe ante el Consejo en el que explique el avance de las discusiones, que se espera desemboquen en una solución definitiva del conflicto.

El nuevo embajador de EE UU ante la ONU, Zalmay Khalilzad, declaró su satisfacción por el hecho de que ambas partes ya hayan dicho que están dispuestas a sentarse en la misma mesa.

Satisfacción general

En paralelo, la resolución prorroga el mandato de la misión de la ONU otros seis meses, hasta el próximo 31 de octubre, con la misión de velar por el cumplimiento del alto el fuego. La misión se desplegó en abril de 1991.

La iniciativa del Consejo de Seguridad ha generado un respaldo generalizado. Marruecos considera que la resolución reconoce y compensa sus esfuerzos, tras la presentación de su plan de autonomía del Sáhara Occidental. "Nos felicitamos vivamente por esta resolución", declaraba ayer el viceministro de Asuntos Exteriores, Taeib Fassi Fihri. "La propuesta de autonomía es, conforme a los estándares internacionales, creíble y definitiva, y Marruecos se ve así privilegiado ante las futuras negociaciones", añadió el número dos de la diplomacia marroquí, que destacó que la resolución marca "una clara ruptura" con los enfoques preconizados en el pasado y que, por primera vez desde 2003, no hace una mención expresa del llamado Plan Baker II.

Desde una visión opuesta, el Frente Polisario también expresó su satisfacción por el texto, que "reafirma de manera solemne el derecho a la autodeterminación del pueblo saharaui", lo cual es "un fracaso para Marruecos". Tanto el Polisario como Argelia, su principal valedor, reafirmaron que la autodeterminación sólo puede comprenderse si a los saharauis se les da la oportunidad de decidir al menos por tres opciones: la independencia, la autonomía o la anexión a Marruecos.

Por su parte, el Gobierno de España, ex potencia colonial, acogió con "satisfacción" y "esperanza cautelosa" la posibilidad de que se inicie un proceso de "diálogo estructurado" entre las partes del contencioso del Sáhara. El Ministerio de Exteriores calificó de "importante" la resolución, y considera "muy satisfactorio" que la ONU coincida con el "enfoque apoyado por España en los últimos meses", que apostaba por "abrir la vía de la negociación".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 1 de mayo de 2007