Crítica:FERIA DE ABRILCrítica
i

Tres incógnitas

El 15 de marzo César Jiménez se trajo en la mano las 4 orejas de sus dos toros de Castellón. El 28 de febrero hizo lo mismo en Mérida (Venezuela) e indultó un toro. Pero en abril, aquí, se llevó un trofeo y dejó cerrada una puerta que pudo y debió abrir. ¿Ejerce presión esta atención silente al diestro del tráfago crecedero de Fuenlabrada?

Tejela no tuvo la Fortuna propicia el pasado año. La espada le impidió triunfar en Sevilla, después los toros le dieron, pero asomando el otoño volvieron los trofeos. ¿Romperá en abril?

Perera: segundo asalto. El pasado sábado, otro extremeño en el cartel, subió al cielo taurómaco de Hispalis. ¿Lo hará hoy el otro?

Despejemos las tres incógnitas del la ecuación:

El Ventorillo / Jiménez, Tejela, Perera

Toros de El Ventorillo; plomizos y blandos 1º,3º y 6º, que manseó; pegajoso el 2º, con genio el 4º y bravo el 5º. César Jiménez: tendida y tres descabellos (silencio); dos pinchazos y estocada (silencio). Matías Tejela: estocada (palmas); pinchazo y estocada caída (saludos y ovación). Miguel Ángel Perera: estocada desprendida (saludos y ovación); estocada algo tendida (silencio). Plaza de La Maestranza, 27 de abril. 16ª corrida de abono. Lleno.

a) Jiménez no pudo con la presión. Aunque anduviera flamenco en el 1º, paseando lento, buscando calma. Lo miró concentrado, buscaba el sitio sin encontrarlo y el bicho, que lo desarmó antes del pase y con dudosa embestida, evidenciaba su ansiedad y le tendió el estoque. El 4º derribó a Briceño en el terreno que impuso, llevó banderillas al gusto, en toda su geografía, y empezó a tomar alegre el paño que, con mucha cintura y poco brazo, el torero, como meteoro, le presentaba sin mando ni convicción.

b) Tejela pudo romper y no rompió. El 2º, cansado ya desde el percal y cuyo picador, por ponerle una vara, recibió pitos de los enemigos de esta suerte, fue un pegajoso y corretón con quien se embraguetó y resolvió derrotes y quedadas con oficio. El 5º, astifino bien hecho, fue bien al caballo, llevó barrena y, aunque perdió las manos, parecía entero en la franela. El madrileño empezó con buen aire, vio su buen izquierdo y se lo llevó en series clásicas, dibujando curvas, piernas de bigotera, acompasando la cintura. Estuvo frío el público que empezó con bieeen y siguió con olés de poca pasión, incluso en los remates, hondos y breves, y en la ovación cicatera tras los aceros desprendidos.

c) Perera no lo hizo: no tuvo oponentes en su segundo asalto. Las blanduras del 3º, al que el varilarguero sólo señaló y llegó como pudo a las tafalleras del quite, engañaron con su trote alegre -como Platero- en banderillas, y el extremeño brindó: nunca lo hiciera. Desde el cambio desde lejos salió de hinojos de las suertes, y los muletazos, bien trazados, carecían de aliento. No así las rodillas de la gallega de detrás que, con inusitada energía, barrenaba sobre nuestros riñones. Buscó los aplausos metiéndose en los pitones del marmolillo y le desprendió el estoque.

Explosivo, el 6º, dio nada más salir la más perfecta voltereta que hayamos visto, y dedicó el resto de su vida a buscar la puerta del gimnasio. Al no encontrarla coceó un burladero y corneó la madera mientras el respetable, displicente, comía bombón helado, que sostenía a ratos entre los labios para dar palmas de tango. El diestro, junto a toriles, procuraba arrastrarlo tras la muleta y aún, en un descuido, como buen manso, lo atacó por la espalda. No fue nada, sólo el dolor de la tarde perdida.

LA CORRIDA DE HOY. Toros de José Luis Marca para Manuel Díaz, El Cordobés; Francisco Rivera Ordóñez, y David Fandila, El Fandi. Digital+ retransmite el festejo a las 18.30

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 27 de abril de 2007.