Un estudio jurídico indica que Navarra perdería parte de su foralidad si se integrara en el País Vasco

La incorporación de Navarra al País Vasco, como está contemplado en el Estatuto de Gernika y el Amejoramiento, supondría la pérdida de la foralidad navarra y su incardinación en una comunidad autónoma vasca cuya organización es "complicada y poco funcional". Esta es la conclusión de los catedráticos Alberto Pérez Calvo y Eugenio Simón Acosta en su libro Integración de Navarra en el País Vasco: consecuencias jurídicas y fiscales, editado por Institución Futuro y presentado ayer en Pamplona.

En él se destaca que los límites estatutarios son para Navarra "mucho menores" que para otras comunidades autónomas y que, de esta forma, conserva una relación "bilateral y costante" con el Estado y tiene capacidad de influencia en las decisiones de este último. En cambio, apunta, los territorios forales vascos han ido "desapareciendo" como interlocutores con el Estado, competencia que ha asumido la comunidad autónoma. Los territorios, añade, "sirven para una descentralización administrativa de las decisiones del Gobierno y el Parlamento vascos".

Pérez Calvo, catedrático de Derecho Constitucional de la Universidad Pública de Navarra, resaltó que, mientras que en Navarra el Parlamento "dicta leyes", las Juntas Generales de Vizcaya, Guipúzcoa y Alava "se quedan en meros símbolos, en cierto sentido nostálgicos", y tienen una organización "pesada", con "muchos niveles burocráticos" y, además, "bastante cara". No obstante, Pérez Calvo indicó que su análisis es "puramente jurídico" y que en el libro no ha estudiado "las consecuencias económicas ni de otro tipo" de una posible incorporación a la CAV. Sin embargo, apuntó que en ese caso Navarra "dejaría de tener autonomía para organizar su propia sociedad".

El director de Institución Futuro, Julio Pomés, al ser preguntado sobre las consecuencias de ese paso, declaró que "es una valoración que la debe hacer cada uno". Tras recordar que los índices económicos y de bienestar de ambas comunidades son similares, aseguró que en ese proceso la ciudadanía navarra perdería "poder" y además aumentarían los costes burocráticos. Pomés, quien destacó que la Institución Futuro no trata de entrar en "un debate político partidista", defendió la viabilidad económica de Navarra pese a su pequeño tamaño, "si se articula el talento de la sociedad civil".

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0024, 24 de abril de 2007.