Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Hallado muerto en prisión un hombre que dejó en coma a su esposa

Un hombre acusado de intentar matar a su esposa y a la que dejó en estado de coma tras una brutal agresión apareció muerto en la mañana de ayer en la cárcel Modelo de Barcelona, donde se encontraba ingresado desde la tarde del pasado día 20. El departamento de Justicia de la Generalitat de Cataluña, que tiene transferidas las competencias penitenciarias, informó ayer que el recluso fue hallado en la enfermería de la prisión con una bolsa de plástico en la cabeza. Las primeras hipótesis indican que se trata de un suicidio y que Antonio G. R., de 39 años, acabó con su vida ahogándose.

La mujer agredida, Sonia G. T., de 37 años, permanece ingresada en estado muy grave en la UCI del hospital Can Ruti de Badalona y los médicos siguen temiendo por su vida. Padece un traumatismo craneoencefálico a consecuencia de la agresión sufrida el pasado día 18, cuando su esposo la agredió, durante una discusión, con una barra de hierro.

El impacto de los golpes en la cabeza de la mujer provocó la pérdida de gran cantidad de sangre y el hundimiento parcial del cráneo de la víctima, que ingresó en estado de coma en el hospital.

Los hechos sucedieron en el domicilio familiar, situado en la urbanización Can Vilardell de Mataró, donde la pareja protagonizó una discusión que derivó en la brutal agresión.

Los tres hijos del matrimonio -unos gemelos de ocho años y otro niño de año y medio- presenciaron lo ocurrido. Los vecinos explicaron que uno de los menores salió corriendo de la casa gritando que su madre "estaba muerta".

Huida en la confusión

Otro testigo relató que después de la agresión el hombre dejó a la esposa tendida en un charco de sangre y acompañó a los hijos al colegio, para regresar posteriormente al domicilio familiar. Para entonces ya había llegado al lugar una patrulla de la policía municipal de Mataró, alertada de la fuerte discusión que estaba protagonizando la pareja. El hombre logró huir aprovechando un descuido de la policía, que se estaba ocupando del traslado de la herida, utilizando el pretexto de que iba a su vehículo a buscar las llaves de la casa. A los pocos minutos fue arrestado por los Mossos d'Esquadra acusado de los hechos.

El esposo trabajaba de pintor y había recibido tratamiento psicológico por estrés. Carecía de antecedentes por violencia doméstica. Un vecino confirmó la existencia frecuentes discusiones entre la pareja.

El acusado pasó a disposición del Juzgado de Instrucción número 4 de Mataró, con competencias en violencia de género, el pasado día 20, cuyo titular decretó su ingreso en prisión provisional y sin fianza por homicidio en grado de tentativa. El juez decretó el secreto de sumario y otorgó la custodia de los tres hijos a la hermana de la víctima.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 23 de abril de 2007