Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La inutilización de Astano pone el límite en 200 metros

Si Galicia es, en este momento, la capital española de la construcción naval su peso internacional es aún infinitesimal. La principal causa es que ningún astillero gallego puede construir barcos de más de 200 metros de eslora. Y la mejor tajada del mercado mundial está en los grandes buques: portacontenedores, gaseros, petroleros, portacoches, cruceros y megayates. El único astillero gallego con gradas capaces de alcanzar esta eslora es la antigua Astano, hoy asumida por Navantia, con la condición impuesta por la Comisión Europea de que no podrá construir un solo barco hasta el año 2015. Este fue el motivo que desencadenó la cruzada de la Consellería de Industria y Barreras por intentar desafectar el astillero ferrolano.

El punto fuerte del sector es la cartera de pedidos para buques de alto valor añadido

La esencia de la nueva era naval está en no construir pesqueros y contratar inmigrantes

En el mundo, es un mercado dominado por Corea, Japón y China. En Europa, sólo algunos astilleros alemanes, franceses e italianos están funcionando con éxito en buques de más de 300 metros. La posibilidad de entrar en la primera división de la construcción naval ha empujado a varios astilleros (Barreras, Freire y Vulcano) a buscar localizaciones para contratar grandes buques en China, India o Vietnam. Barreras es la empresa que más cerca está del acuerdo. En este momento, negocia con las autoridades chinas la concesión de un terreno de 500.000 metros cuadrados para instalar un astillero de la mano de un socio chino.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 23 de abril de 2007