Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Zapatero está convencido de que el PP pagará el uso partidista del terrorismo

El presidente dice que "la verdad se impondrá sobre la mentira" en el 11-M

José Luis Rodríguez Zapatero está convencido de que los españoles castigarán al PP en las elecciones por haber hecho un uso partidista de la lucha contra el terrorismo. Fue el mensaje final del mitin con el que abrió la precampaña de las municipales en el madrileño Palacio Vistalegre. Zapatero, que presentó a los candidatos a la alcaldía y a la Comunidad de Madrid, Miguel Sebastián y Rafael Simancas, dedicó el grueso de su intervención a hacer balance de su tercer año de Gobierno, que resumió en que "España es única en el mundo como referente de paz y lucha contra la pobreza".

Zapatero avisa de que "les irá muy mal" a los que usen el urbanismo contra los ciudadanos

Una vez más convirtió el PSOE el Palacio Vistalegre en el centro de sus grandes acontecimientos. Desde hacía un año, con motivo del segundo aniversario de su Gobierno, Zapatero no reunía en torno a él a tanta representación socialista: una mayoría de ministros; presidentes autonómicos; alcaldes; candidatos; altos cargos y al ex presidente Felipe González, que fue muy ovacionado.

La tensión vivida en el último año, por la estrategia de crispación del PP, y la proximidad de las elecciones animaron el mitin y a Zapatero a elegir varios mensajes contra la política del primer partido de la oposición, aunque dedicó mucho más tiempo a explicar la política de su Gobierno, de la que fijó, insistentemente, la educación como prioridad.

Zapatero no respondió al nuevo envite que la víspera le hizo el presidente del PP, Mariano Rajoy, sobre la ilegalización de Batasuna, porque tiene claro que la actual dirección popular pagará en las urnas por el uso partidista que ha hecho esta legislatura de la política antiterrorista, pues "los españoles nunca lo han permitido", dijo. "Nunca antes lo consintieron y nunca más dirán que se haga eso cuando lleguen las próximas elecciones", aclaró.

Del mismo modo, vaticinó, a la vista del desarrollo del juicio sobre el atentado del 11-M, que "la verdad y la justicia se impondrán a la mentira y al intento de manipulación como sucedió con la mentira de las armas de destrucción masiva". Lo que le sirvió para extender el reproche a la dirección del PP por sus "mentiras" sobre la política del Gobierno. "Gracias por creer en nosotros y por no creer las mentiras sobre nosotros", dijo al público enardecido.

La razón de fondo de esta actitud de la dirección del PP, dijo Zapatero, es que "sólo tiene una convicción, el poder, y esa es la diferencia clara entre lo que representamos y lo que representa la derecha en este país". Y la precisó aún más cuando se remontó al origen de la crispación del PP por la pérdida de las elecciones del 14-M. Por ello dijo: "Se sirve igual a un país sabiendo ganar como sabiendo aceptar cuando no se gana". Y llamó a los candidatos socialistas a hacer una campaña "sin insultos y sabiendo aguantar los insultos".

Zapatero logró también levantar al público al comprometerse a "no tolerar la especulación del suelo" y a "impulsar un urbanismo cívico al servicio del interés general". Y, sobre todo, cuando advirtió de que "les irá muy mal a quienes quieran usar el urbanismo para recalificar y lucrarse del esfuerzo de los ciudadanos para pagar una vivienda". "Da igual cual sea el color político que tenga. Si hay alguno nuestro, será el primero que tendrá que responder ante los tribunales", añadió, en medio de una ovación. Recordó cómo los gobiernos del PP liberalizaron el suelo, cuya consecuencia fue "mayor precio y mayor número de escándalos", citando como emblemático el caso del Ayuntamiento de Marbella. Lo que le sirvió para valorar la creación de una fiscalía contra la corrupción urbanística, puesta en marcha durante su mandato.

Su calurosa acogida en Francia el jueves, con motivo de su participación en el mitin de la candidata socialista a la presidencia de la República, Segolène Royal, le sirvió para afirmar cómo la España de hoy es vista desde el exterior "como única en la lucha por la paz y contra la pobreza". Previamente, expuso las políticas sociales y de ampliación de derechos de su Gobierno en estos tres años, que calificó de "valiosos".

En esa línea, destacó el crecimiento de un 25% del salario mínimo interprofesional, "muy superior al de los ocho años de los gobiernos del PP"; la Ley de Dependencia; la de Igualdad; la independencia de la televisión pública, que "permite que sean entrevistados en igualdad de condiciones el presidente del Gobierno y el líder de la oposición", en alusión al programa Tengo una pregunta para usted; la creciente reconversión de los contratos temporales en fijos o los procesos de regularización de inmigrantes, que ahora han anunciado Alemania y Holanda.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 23 de abril de 2007