Reportaje:

Desde el aire al Parlamento

Darío Urzay entrega su obra 'Mirador distante (tan cerca)', realizada por encargo de la Cámara

Darío Urzay (Bilbao, 1958) defiende que la obra de arte activa el espacio donde se coloca. Mirador distante (tan cerca) es la obra que ha realizado este mismo año por encargo del Parlamento vasco y el lugar elegido por el propio artista para exhibirla es un rellano de las escaleras de acceso a las salas de las comisiones. "El que mira siempre termina la obra", cree Urzay.

Los parlamentarios que transitan por el edificio descubrirán una pieza de gran formato (4,20 por 2,44 metros) realizada con una técnica mixta que parte de una fotografía digital, modificada por ordenador, sobre la que el artista ha incorporado materiales y pigmentos.

Urzay señaló ayer al realizar la entrega de la obra a la presidenta del Parlamento, Izaskun Bilbao, que había puesto "los ocho sentidos" en su realización. La creación de la pieza, recién terminada en el estudio de Urzay en Bilbao, comenzó en un vuelo en avioneta sobre Álava. El artista disparó su cámara fotográfica sobre las localidades de Legarda y Mandojana. Luego recorrió la zona a pie, recogiendo sobre el terreno piedras, que identificaba a través de las coordenadas exactas del punto donde las había encontrado. En el estudio siguió el trabajo con un tratamiento pictórico, primero en el ordenador y después con operaciones materiales en el suelo del taller. La imagen fotográfica fue colocada sobre un soporte de madera, ampliada y desenfocada y las piedras, reproducidas en resina y coloreadas, antes de pasar a ser parte de la obra. Los pigmentos y los barnices alteraron la superficie de la pieza. Mirador distante (tan cerca) quiere ser, explica Urzay, "un lugar de encuentro". "Dos miradas se solapan: una aérea y otra a ras de suelo, vinculando un paisaje visto desde la distancia a un paisaje a nivel táctil de la tierra", apunta.

La pieza se suma a las pinturas realizadas por Lazkano y Zumeta desde 2000

El artista sugiere a los espectadores de su obra que recorran la zona que ha interpretado en su pintura, como el mismo ha hecho mientras trabajaba en ella. "En cada viaje he descubierto algo. Al volver al taller la relación con la pintura incorporaba una apreciación nueva".

El Parlamento comenzó en 2000 a encargar obras de arte pensadas específicamente para los espacios de su sede en Vitoria. Desde entonces han engrosado la colección los pintores Jesús Mari Lazkano y José Luis Zumeta y, ahora, Urzay. Sin contar con la galería de retratos de los presidentes de la institución, los fondos artísticos propiedad de la Cámara incluyen otras obras como Romería con ikurriña (1937), de Aurelio Arteta, y dos tapices flamencos del siglo XVI que representan escenas de la guerra de Troya. Entre las obras contemporáneas destacan dos piezas de Eduardo Chillida -un grabado y una lurra-; una de Jorge Oteiza, la escultura de madera Argi Kabia, de Remigio Mendiburu, colocada en la sala de las ruedas de prensa; y la más conocida de todas: la escultura Izaro de Néstor Basterretxea que preside la sala de sesiones.

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 17 de abril de 2007.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50