Reportaje:La carrera electoral: quedan 38 días

Gran Hermano Gallardón

El alcalde quiere extender las cámaras de vigilancia a zonas degradadas y turísticas

El PP puso ayer sobre la mesa de juego electoral una vieja carta de la derecha: la seguridad ciudadana. Será uno de los tres ejes de la campaña que ayer avanzó el candidato y alcalde, Alberto Ruiz-Gallardón. Su principal receta para reforzarla la inventó George Orwell en su novela 1984 y consiste en colocar cámaras de vigilancia para controlar a los transeúntes que puedan ser delincuentes. Ya funcionan en la plaza Mayor y ahora Gallardón se propone situar la videovigilancia en dos tipos de zonas: donde haya degradación y donde deba protegerse el patrimonio artístico o turístico. Pero antes, el futuro alcalde deberá obtener, caso por caso, el visto bueno de la Comisión de Videovigilancia.

Más información

Alberto Ruiz-Gallardón se explayó ayer en definir el concepto de seguridad, no sólo como "seguridad ciudadana", sino también como "estabilidad" de un gobierno, durante una conferencia pronunciada en los Desayunos de Europa Press, en los que fue saludado por el presidente de la Comisión Nacional del Mercado de Valores, Manuel Conthe.

"Tras la exitosa experiencia de un sistema de videovigilancia en la plaza Mayor y su entorno, extenderemos la videovigilancia a zonas degradadas o de especial protección artística o turística", aseguró. Su intención es hacer un mapa de riesgo por distritos. "A los que dotaremos de planes de seguridad con la Policía Nacional", agregó.

El concejal de Seguridad y Servicios al Ciudadano, Pedro Calvo Poch, precisó después que entre las zonas donde se podrían extender las cámaras está la plaza de Soledad Torres Acosta y el entorno de la calle del Desengaño como zonas degradadas y la plaza de Oriente, como ejemplo de área turística.

Una portavoz de la Comisión de Videovigilancia, que preside el presidente del Tribunal Superior de Justicia de Madrid, explicó que el Ayuntamiento está obligado por ley a elaborar un proyecto y solicitar el visto bueno de la comisión. "Se estudia caso por caso que la instalación de las cámaras no vulnere los derechos fundamentales y las libertades de los ciudadanos", precisó.

Gallardón hizo también otras propuestas de seguridad para acudir a las elecciones:

- Policías de cabecera. Un agente actuará como policía de referencia para cada víctima de violencia machista. "Será su policía y generará una situación de confianza, de la misma forma que una persona confía en su médico", recalcó Ruiz-Gallardón.

- Más efectivos. La intención del alcalde de Madrid es aumentar en 1.500 agentes la Policía Municipal, para que la capital disponga de 8.500 policías. Eso supone la incorporación cada año de 600 nuevos agentes, cifra que compensa además las bajas que se producen en el cuerpo por jubilación u otros motivos.

- Que viene el bipartito. Gallardón agitó ayer un mensaje de terror para los votantes de derechas. Que la seguridad alcanzada en su mandato -los delitos se han reducido el 12% en los últimos cuatro años- está en peligro si la izquierda gana. "Esa fiabilidad desaparecería si el Gobierno cayera en manos del bipartito [el posible Ejecutivo de coalición entre PSOE e IU], cuya única posibilidad consiste en una alianza de contenido programático desconocido", sentenció Alberto Ruiz-Gallardón.

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 17 de abril de 2007.

Lo más visto en...

Top 50