Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

'La cabra' brilla en los Max

La obra dirigida e interpretada por José María Pou logra cuatro galardones en los premios que concede la SGAE

Repartidos estuvieron anoche los Premios Max de las Artes Escénicas que anualmente concede la Sociedad General de Autores de España. En la edición del 2007, la ciudad de Bilbao acogió por segunda vez la gala de entrega, que se celebró en el Palacio Euskalduna, y en ellos brilló por encima de todos José María Pou con su espectáculo La cabra o ¿quién es Silvia? con cuatro estatuillas: mejor espectáculo de teatro, dirección, adaptación y producción del Teatre Romea. El grupo de danza Arrieritos y el compositor Carles Santos se hicieron con las dos estatuillas a las que optaban: mejor coreografía y mejor espectáculo de danza el primero y mejor composición musical y dirección musical el segundo.

La actriz Laia Marull y el actor Eduard Fernández también fueron premiados

También obtuvo dos estatuillas el espectáculo Antígona tiene un plan (actor de reparto y mejor espectáculo musical), que llegó a los Max con 11 candidaturas, lo que ha puesto en evidencia que estos premios, y otros similares, no siempre los obtienen aquellos espectáculos más prestigiados entre la profesión escénica (los votantes de los mismos), ya que a veces los votos con los que alguien logra el galardón pueden ser muy escasos y los montajes en los que hay muchos profesionales implicados, (más sus amigos) consiguen imponerse.

Pou apuntó anoche que eran unas manzanas muy dulces las que se llevaba a casa, en referencia a la estatuilla de estos premios, que reproducen una manzana diseñada por Joan Brossa. "Son la recompensa a un proyecto que mezcla ideas profundas y teatro del absurdo; esto es mucho más de lo que esperaba, y sólo pido que sigamos todos estando como una cabra".

La gala, como ha ocurrido en otras ediciones, resultó ágil e inteligente. En esta ocasión, fue brillante la dirección de Sol Picó y la presencia en el escenario de artistas como Igor Yebra, Carles Santos, Israel Galván, Silvia Pérez y hasta unos mariachis que recibieron a Fernando Arrabal, premio de honor de los Max en esta edición y protagonista de la nota de color de la noche, no sólo por el disfraz de rey con el que apareció en el escenario, sino por sus ocurrencias, como la de decir a la ministra que estaba muy republicana (en referencia a su extraño vestido de grandes franjas de color rojo, amarillo y morado) o decir a los organizadores: "¡Cómo me han dado el premio si soy incontrolable!".

También pasaron por el escenario profesionales que colaboraron en la entrega de galardones. Helena Pimenta, María Esteve, Carmen Sevilla, Lola Herrera, Mercedes Sampietro, Gutiérrez Aragón, o Calixto Bieito, que pidió que TVE retransmitiera en directo la ceremonia, no como ayer, que lo hizo en diferido con dos horas de retraso.

Otros Max recayeron en Laia Marull (actriz protagonista por Nina), Eduard Fernández (actor protagonista por Hamlet, que no logró más estatuillas de las cuatro a las que optaba). También Julieta Serrano, actriz de reparto de Divinas palabras, montaje que obtuvo además los premios por la escenografía de Gerardo Vera y Ricardo Sánchez Cuerda y por la iluminación de Juan Gómez Cornejo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 17 de abril de 2007