Reportaje:

Radiografía de un sábado sangriento

El pasado día 31 de marzo fue uno de los 10 días más negros de los últimos cinco años en la carretera. Murieron 20 personas

Apenas habían arrancado las vacaciones de Semana Santa y 20 muertos en las carreteras, el día 31 de marzo, cayeron como una losa en las esperanzas de una reducción sensible de los accidentes de tráfico. No sólo fue el día con más fallecidos de las vacaciones; también del año. Habría que remontarse a junio de 2006 para encontrar un día tan aciago, en el que se duplicó el número de personas muertas, con respecto a la media anual.

Esta radiografía de un sábado negro destapa dos aspectos. Uno, que se convirtió en uno de los 10 días de más mortalidad en el asfalto de los últimos cinco años; y dos, que los siniestros siguen al pie de la letra la casuística de los ocurridos en toda la Semana Santa: sobre todo en vías convencionales, por salida de la calzada y colisiones frontales o frontolaterales y con el factor velocidad presente.

Más información
N-502: tres muertos en dos accidentes en un tramo de cinco kilómetros

Sólo en dos casos las condiciones meteorológicas figuran como factor determinante. Y sólo un par de siniestros se produjeron en un punto negro o en sus inmediaciones. La mitad de los accidentes estuvieron protagonizados por un solo vehículo. Fallecieron un peatón, siete pasajeros y 12 conductores en 14 accidentes. No existe ninguna circunstancia común que pueda explicar qué pasó. Ni siquiera Tráfico acierta a avanzar una hipótesis.

- Zaragoza. En un punto negro. Un Volvo conducido por un hombre de 40 años se sale de la vía en el término municipal de El Burgo de Ebro presuntamente por una distracción. El lugar del accidente coincide con un punto negro identificado desde 2005 por la DGT y también por el estudio Eurorap. El vehículo cae a un campo de labor y, aunque no presentaba importantes daños, el conductor sale despedido al no llevar abrochado el cinturón y pierde la vida.

- Badajoz. Atropello. Un peatón de 54 años murió en el acto al ser arrollado a un kilómetro del municipio de La Coronada por un automovilista de 52 años. Las investigaciones indican que el peatón transitaba sobre la una y media de la madrugada por la calzada de forma antirreglamentaria.

- Sevilla. Distracción. La distracción y la velocidad inadecuada son los dos factores que, según la Guardia Civil, provocaron que el Seat Ibiza en el que circulaban dos jóvenes de 19 y 16 años se saliera de la carretera y cayera a un canal de riego en Carmona. Ambos perdieron la vida.

- Girona. Choque e incendio. Aún de madrugada, un hombre de 30 años perdió el control del Audi que conducía en la localidad de Riudarenes, se salió de la vía, chocó contra un árbol y murió tras incendiarse el vehículo.

- Huelva. Drogas y velocidad. Los análisis detectaron que el conductor del vehículo en el que viajaban tres personas de 24, 33 y 26 años había consumido drogas, y circulaba a una velocidad inadecuada. El accidente se produjo en la localidad de Isla Cristina, cuando el coche se salió de la vía, para acabar volcando. Fallece el conductor, que al igual que otro de los ocupantes, no usaba cinturón.

- Barcelona. Contra un camión. A primera hora de la mañana, moría el conductor de un turismo, de 44 años, al colisionar frontalmente contra un camión que estaba parado en la vía en el término municipal de Aguilar de Segarra.

- Cádiz. Salida de vía. El exceso de velocidad hizo que un Citroën, conducido por un joven de 19 años, se saliera de la vía en Chiclana de la Frontera en un tramo en curva y chocara frontalmente contra un camión al invadir el carril contrario. El joven perdió la vida.

- Toledo. Dos muertos. A la misma hora, a las 8.45, pero en los Yébenes, cuando la operación salida estaba en su apogeo, dos furgonetas chocan frontalmente al invadir una de ellas el carril contrario. Murieron dos personas y el tercer implicado resultó herido grave.

- Girona. Vuelco. Un hombre de 23 años que circulaba por Sant Joan les Fonts se salió de la carretera por motivos que los mossos no pudieron determinar. El conductor falleció tras volcar el vehículo, en el que viajaba solo.

- Murcia. El único en autovía. Cinco jóvenes de entre 17 y 21 años circulan en un Peugeot en Alhama de Murcia. Una combinación de distracción y velocidad inadecuada hace que el coche se salga de la vía, choque contra la protección lateral y vuelque en la cuneta. Sólo dos de los cinco ocupantes utilizaban cinturón. Murió el conductor, dos ocupantes resultaron heridos graves y otros dos leves. Fue el único siniestro ocurrido en autovía.

- Asturias. Sin cinturón. Cuando ya había caído la noche el conductor de un Audi, de 27 años, circulaba en un tramo recto entre dos curvas suaves. En el kilómetro 7,3 invade el carril contrario y choca frontalmente contra un Alfa Romeo ocupado por una persona de 30 años. Como consecuencia del impacto muere el conductor del primer coche tras salir despedido. No llevaba cinturón de seguridad.

- Burgos. Hielo en la vía. Un Nissan Primera circulaba poco antes de la medianoche por Quintanavides. En su interior viajaba un matrimonio y su hija de 13 años. Todos perdieron la vida después de que el vehículo invadiera el carril contrario y colisionara frontalmente con un Seat León ocupado por otro matrimonio y sus dos hijas de 9 y 13 años. Esta última también falleció. El vehículo fue arrollado posteriormente por un camión. Se detectó hielo en la calzada.

EL PAÍS

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS