Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:TROTAMUNDOS | Marta Etura - Actriz | PROPUESTAS

El subidón de Atacama

El año pasado, la actriz, que estos días actúa en el Centro de Nuevos Creadores (Madrid) con Despertares y celebraciones, se quedó colgada del desierto de Atacama, al norte de Chile.

¿Sensaciones?

Yo nunca había estado en un desierto y el paisaje me alucinó. Es enorme y cambia mucho: hay zonas rocosas, de arena, salares, géiseres, mar...

¿Mar?

Pasado Copiapó, se llega a Bahía inglesa, con playas de arena blanca. Y al fondo ves el desierto. Espectacular.

Recuerda con cariño...

Las termas de Puritana, unas pozas de agua calentita que acaba convirtiéndose en un riachuelo rodeado de cactus.

Se dice que Atacama desprende una energía especial.

Al parecer, lo que da subidón es el litio que hay en el aire. Yo estaba muy feliz y cantaba todo el rato, algo debe de hacer.

¿Hasta dónde llegaron?

Hasta un salar donde había una laguna con tanta sal que cuando te metías te sobresalía medio cuerpo. El agua estaba helada. Y luego me escocía toda la piel. Es curioso, entre el sol y la sal es como si estuvieras en el mundo blanco.

¿Y cómo es ver de cerca un géiser?

Increíble, aunque hacía demasiado frío. Para ver el efecto del vapor hay que ir muy temprano y están a mucha altura. Vi que mucha gente llevaba huevos, los metían en las pozas y luego se los tomaban para desayunar. ¡Para la próxima vez ya me lo sé!

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 14 de abril de 2007