Las retenciones en el peaje de Armiñón alcanzan los 10 kilómetros

Cinco personas resultan heridas en un accidente en Muskiz

Los viajeros que se dirigían ayer por la mañana desde Álava hacia Burgos, en el primer día festivo de las vacaciones de Semana Santa, soportaron a mediodía de ayer retenciones de unos 10 kilómetros de longitud en el peaje de Armiñón, en la AP-1. El aumento del tráfico también ocasionó problemas de congestión en el paso fronterizo de Biriatou, en dirección a Francia, y en la variante de Irún. Cinco personas resultaron heridas en un accidente en la A-8, a la altura de Muskiz, el que se vieron implicados tres vehículos que circulaban hacia Santander.

El accidente de Muskiz se registró sobre las 10.35 horas de la mañana al colisionar por alcance tres vehículos. Los cinco heridos -tres mujeres y dos varones de entre 21 y 48 años- fueron trasladados al Hospital de Cruces con lesiones de distinta consideración. Tras el choque los automóviles quedaron cruzados en el carril central y derecho de la autovía.

Los servicios de asistencia lograron retirarlos poco antes de las 12 horas pero debido a la elevada afluencia de tráfico en dirección a Cantabria se produjeron importantes retenciones, que llegaron a alcanzar los seis kilómetros de longitud. Según informó la Ertzaintza, sobre las 15 horas el tráfico recupero la fluidez.

El gran número de desplazamientos por carretera en el primer día festivo de la Semana Santa ocasionó retenciones en distintos puntos de la red vasca de carreteras. El atasco más importante de la jornada se registró en el peaje de Armiñón. Los vehículos que viajaban en dirección sur comenzaron a formas caravanas en ese punto a primera hora de la mañana. La densidad del tráfico en Armiñón comenzó a crecer a partir de las 8.30 horas; a mediodía las colas de vehículos que esperaban para pagar el peaje alcanzaron los 10 kilómetros de longitud.

Atasco en Biriatou

En Guipúzcoa el punto más conflictivo de la red de carreteras volvió a ser el paso de Biriatou en sentido hacia Francia. Las caravanas de vehículos en ese zona afectaron también a la variante de Irún, que se vio colapsada buena parte de la mañana de ayer con retenciones a lo largo ocho kilómetros.

La situación se normalizó en ambas vías a partir de las dos y media de la tarde.

La Ertzaintza dio por cerrado ayer a las 15 horas el dispositivo especial de tráfico de la operación salida de Semana Santa, que comenzó el pasado viernes. La vigilancia en las carreteras ha sido reforzada por el Centro de Gestión del Tráfico de Euskadi. Un total de 77 cámaras de televisión y un sistema de sensores ha servido para el control del tráfico en la red principal de carreteras de Euskadi.

Los conductores han sido informados sobre el estado del tráfico a través de 36 paneles de señalización variable colocados en las vías de mayor afluencia de vehículos. La Ertzaintza facilita información sobre la situación del tráfico en las carreteras vascas en el teléfono 902 112 088 y a través de Internet en la web www.euskadi.net/trafikoa

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 05 de abril de 2007.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50