Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Ocio y violencia juvenil

Los maquinistas de Renfe se plantean ir a la huelga si continúan las "agresiones"

Los trabajadores de Renfe están hartos. Hartos de las continuas peleas en el interior de los trenes; de recibir insultos sin motivo; de que algunos jóvenes vacíen los extintores e inunden los vagones de gas... La lista de agravios es extensa. En algunos casos, los trabajadores de la compañía ferroviaria han llegado a sufrir agresiones físicas de jóvenes violentos y sobreexcitados por el alcohol.

Los más afectados son los que tienen que llevar a ese tropel confuso de jóvenes a la discoteca de turno, o bien traerlos de vuelta a casa: los maquinistas. Así lo afirma al menos el Sindicato Español de Maquinistas y Ayudantes Ferroviarios (SEMAF), que ayer exigió a Renfe que plantee soluciones "inmediatas" a la "creciente conflictividad" en las estaciones de tren. En caso contrario, los maquinistas están dispuestos a ir a la huelga. "Si no hay soluciones urgentes, haremos lo necesario para plantear una huelga o una serie de paros", aseguró Jordi Escuder, portavoz del sindicato.

Un informe elaborado por el propio SEMAF indica que cada fin de semana se registran "entre 10 y 15 incidentes" de tipo violento en todas las líneas de Cercanías. Los más frecuentes, señala el documento, son los de menor intensidad: bloquear las puertas, estirar la palanca de la alarma o vaciar los extintores sin causa justificada. Los más graves -insultos, agresiones físicas, lanzamiento de objetos- representan una minoría respecto al total. El problema es que, según el sindicato, estas últimas están "aumentando considerablemente". "No podemos dejar que la pelota se haga más grande porque después va a ser difícil pararla", sostuvo Escuder. El SEMAF entregó ayer por la mañana el informe a Renfe, que celebró además una reunión del departamento de Seguridad Corporativa para abordar la cuestión.

Neonazis en Sant Celoni

La situación es tal que algunos maquinistas "deciden pedir días de convenio" para eludir los turnos más conflictivos del fin de semana. El informe del SEMAF señala que existen otros muchos "puntos negros", además de los reconocidos por Renfe. "Hay estaciones conflictivas en todas las líneas. Las peores son Sant Celoni y Sabadell, donde además se juntan grupos de neonazis", explicó el portavoz sindical.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 5 de abril de 2007