Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las autoridades iraníes dicen que "no hay necesidad de juzgar a los marinos británicos"

La crisis ha desatado una lucha entre los distintos grupos de poder en la República Islámica

"No hay necesidad de juzgar a los marinos británicos si la vía diplomática discurre de una forma lógica", declaró ayer el máximo negociador nuclear iraní, Alí Lariyaní, a Al Alam. Esta cadena de televisión es la misma que en los días anteriores ha difundido en exclusiva las imágenes de los soldados que Irán capturó en aguas del golfo Pérsico hace 13 días. Sin embargo, la agencia de noticias Fars (semioficial) difundió nuevas fotografías de los detenidos a pesar de que Teherán se había comprometido a no volver a hacerlo.

Los gestos contradictorios refuerzan el argumento de que la crisis abierta con la captura de los británicos ha desatado una lucha entre los distintos grupos de poder en la República Islámica. Los sectores iraníes más conservadores piden que se procese a los marinos, los moderados piden prudencia.

Esta contradicción se veía claramente ayer en los periódicos locales, que volvían a los quioscos tras las dos semanas de vacaciones por el año nuevo iraní. "Una confrontación legal y firme con los agresores británicos es la única vía", defendía el editorial de Yomhuri ye Islami. Sin embargo, desde el otro lado del espectro político, Etemad e Meli aconsejaba que "evitar cualquier decisión que pueda poner a la opinión pública internacional en contra de Irán, y neutralizar así los planes británicos". Porque eso sí, moderados y conservadores, por igual, se muestran convencidos de que la presencia de los marinos en sus aguas no fue una casualidad ni un error, sino una maquinación británica para presionar a Teherán o probar sus defensas.

Los periódicos no pudieron valorar el gesto de la liberación del número dos de la Embajada iraní en Bagdad, Yalal Sharafi, secuestrado a principios de febrero en esa capital. La agencia oficial iraní, Irna, confirmó ayer que Sharafi había regresado a Teherán el día anterior. "Hemos hecho grandes esfuerzos para liberarle. Todo el mundo negaba que estuviera en su poder", declaró el ministro iraquí de Exteriores, Hoshiar Zebari, sin dar ninguna indicación de quiénes fueron sus captores. Zebari dijo además que su Gobierno está intentando también la puesta en libertad de los cinco iraníes detenidos por fuerzas de Estados Unidos en enero, y que según Irán son diplomáticos destinados en su consulado de Erbil.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 4 de abril de 2007