Reportaje:

Mohamed VI abre las puertas de palacio

El rey de Marruecos posa con su familia, por primera vez, para dos revistas de Casablanca

"Pese a sus grandes responsabilidades de jefe de Estado, su majestad no deja de ser un padre tierno y afectuoso tan preocupado por el equilibrio de su pequeña familia como del de la grande [el conjunto de los marroquíes]".

Frases tan laudatorias sobre las virtudes de Mohamed VI como pater familias, publicadas días atrás por dos revistas de Casablanca, no eran corrientes en la prensa marroquí porque sus periodistas nunca habían podido hasta ahora franquear las puertas del palacio real y fotografiar al monarca rodeado por su esposa e hijos.

Solo algunas publicaciones extranjeras, sobre todo la francesa Paris-Match, habían obtenido el permiso para hacerlo. Fue Paris-Match la que anunció en exclusiva el embarazo de la princesa Lalla Salma, esposa del soberano, que el 28 de febrero dio a luz a Khadija, su segundo hijo después del príncipe Hassan, de casi cuatro años.

Poco después del nacimiento de Khadija el protocolo de la casa real invitó, por primera vez, a dos revistas femeninas marroquíes, la árabe Nisaa Min Al Magrib y la francófona Citadine, a efectuar un reportaje fotográfico sobre el rey y su familia.

"Al inicio de la audiencia tenía un miedo escénico, pero unos minutos después esa sensación de aprensión se disipó", explicó Leila Benyassin, directora de la revista Nisaa Min Al Magrib. "Me distendí gracias a la acogida cálida y espontánea que me brindó el soberano", añadió.

Con el título La princesa Lalla Khadija, una estrella ilumina el cielo del palacio real, el reportaje figura en portada de la revista cuya tirada de 70.000 ejemplares -el doble de la habitual- se agotó enseguida. Tras el éxito, su directora ordenó que se volviera a imprimir.

El rey fue cordial pero no cedió a la sugerencia de un fotógrafo que pidió que el príncipe Hassan diese un beso a Khadija. Es, dijo en sustancia el soberano, "demasiado pronto" para pedir ese gesto a un niño celoso de los cuidados prodigados a su hermana.

El pequeño Hassan sí prometió, sin embargo, ante los periodistas que "compartirá sus juguetes" con la princesa. "(...) el joven príncipe no sabe aún que posee suficientes juguetes como para compartirlos con la mitad de los niños de Marruecos", escribe Ahmed Benchemsi, director del semanario marroquí Tel Quel, el más vendido de los que se publican en francés.

A continuación, felicita a Mohamed VI en su editorial por "este acto de patriotismo periodístico" consistente en abrir las puertas del palacio real a la prensa femenina marroquí. "Ahora esperamos la próxima etapa", prosigue. Ésta debe consistir en que "los periodistas marroquíes podamos hacerle preguntas políticas", subraya Rachid Nini, director de Al Massae, el primer diario del país. Hasta ahora sólo algunas publicaciones extranjeras pudieron entrevistarle.

Benchemsi se imagina ya que el rey dará su primera entrevista política a Le Matin, el más oficialista de los diarios marroquíes, y que "el protocolo real escribirá las preguntas y las respuestas". No le preocupa. "Lo importante es dar un paso", concluye.

La portada de la revista <i>Citadine.</i>
La portada de la revista <i>Citadine.</i>

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS