Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Nacen dos crías más de lince en El Acebuche

Éxito "con evidencia". Así calificó ayer la ministra de Medio Ambiente, Cristina Narbona, el programa de cría de linces en cautividad en el centro El Acebuche, en Doñana (Huelva). La hembra Adelfa parió el viernes por la tarde tres nuevos cachorros de lince ibérico (Lynx pardinus), aunque uno de ellos fue "canibalizado" por la madre. El número de crías de lince que sobreviven es de 12, por lo que, en opinión de Narbona, el programa "debe seguir el buen ritmo actual para que se cumplan las previsiones", fijadas para dentro de dos o tres años. El objetivo es que haya una población que posteriormente pueda ser trasladada para vivir en libertad en el resto de zonas linceras de España.

En declaraciones a los periodistas en Granada, donde visitó los sondeos de la Vega Baja y las actuaciones para restaurar el río Genil, Narbona destacó que el Gobierno central tiene "prácticamente cerrado" un acuerdo con Portugal que ampliará el Pacto del Lince Ibérico existente con la Administración autonómica a Castilla la Mancha, Extremadura y Portugal. También adelantó que el ministerio prepara la creación de un segundo centro de cría en cautividad en Extremadura, en una finca de la Confederación Hidrográfica del Tajo (CHT).

Sólo la mitad

Las hembras primerizas de lince en cautividad tienen hasta el 50% de posibilidades de sacar el grupo adelante, mientras que la otra mitad pierde la camada debido a abortos, abandono o canibalismo, según datos del Grupo Especialista de Felinos de la Asociación Europea de Zoos y Acuarios (EAZA).

Prueba de ello es que la semana pasada, la hembra primeriza Artemisa, de tres años de edad, abortó dos fetos de 42 días en El Acebuche, y el hecho de que Adelfa se comiera a una de sus tres crías. Hasta la fecha, de los seis partos de primerizas que han tenido lugar en este centro, tres han llegado a buen término, mientras que dos de las hembras han abortado fetos no viables.

El lado positivo de la pérdida de los fetos de Artemisa es que la hembra "se ha mantenido tranquila y en buen estado de salud desde el suceso", según Medio Ambiente. Además, se pudieron recuperar "inmediata y cuidadosamente" ambos fetos y sus respectivas placentas para su posterior estudio.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 1 de abril de 2007