Carod reconviene a Vendrell por dar apoyo a Mas para ser presidente de la Generalitat

Montilla califica de "oportunista" y "electoralista" el comportamiento de CiU

Josep Lluís Carod Rovira, líder de Esquerra Republicana, dio ayer un toque de atención público a Xavier Vendrell, vicesecretario del partido y número tres de la formación independentista, a propósito de las declaraciones que el segundo realizó hace una semana en las que ofrecía el apoyo del partido republicano a Artur Mas (CiU) para convertirlo en presidente de la Generalitat si éste convocaba un referéndum de autodeterminación el próximo 27 de mayo. Según Carod, la oferta de autodeterminación "no tocaba, porque", añadió, "cada cosa tiene su tiempo". Además, precisó que han afectado a la imagen del partido, que gobierna en coalición con el PSC e ICV en la Generalitat.

"Fueron unas declaraciones hechas, seguro, con la mejor de las intenciones, puesto que la defensa del derecho de autodeterminación es elemental en la cultura democrática de un partido como el nuestro, pero cada cosa tiene su tiempo", reiteró Carod. El líder republicano señaló: "lo peor en política es confundir el hoy por el mañana" y admitió que, tras la polémica desatada por la oferta de autodeterminación, ERC, formación presente en el Ejecutivo de la Entesa catalán, ha de trabajar para recuperar "su imagen como partido serio de Gobierno y en el que se puede confiar". No es la hora de la autodeterminación, vino a decir ayer Carod, sino la de recuperar la seriedad como partido.

Carod apuntó que, el consejo nacional de ERC, en su reunión del sábado 24 de marzo, había tomado "una serie de acuerdos en los que no figuraba esta propuesta" a Artur Mas expresada por Vendrell. Aunque consideró que la situación ha sido reconducida a lo largo de estos días, reconoció irónicamente que "a veces se agradece que las semanas pasen rápido".

Carod hacía referencia con estas palabras a la pugna que el miércoles y el jueves mantuvieron su partido y CiU en el Parlamento catalán para mostrar al electorado cuál de las dos formaciones era más independentista. Esta lucha se produjo tras la presentación de mociones de CiU y ERC a favor de la autodeterminación de Cataluña.

La moción de CiU tenía, además del objetivo de rebañar votantes nacionalistas a ERC, el de complicar la relaciones entre los tres socios del Gobierno catalán, ya que la formación que dirige Artur Mas ofreció a los republicanos un acuerdo para convocar un referéndum en el que se plantearía la creación de un Estado catalán en el seno de la Unión Europea.

La resolución de ERC pretendía la convocatoria de un referéndum de autodeterminación si el Tribunal Constitucional rebaja el Estatuto. Ambas fracasaron al retirar CiU la suya y recibir la de ERC sólo los votos propios. Este proceso constituyó un nuevo capítulo de desgaste del Ejecutivo catalán al ser utilizado por CiU para socavar la autoridad del presidente de la Generalitat.

Ayer José Montilla calificó de "oportunista" el comportamiento de CiU a lo largo de la pasada semana, por considerar que su actividad deriva en un "desgaste de las instituciones, que no nos podemos permitir". Montilla se expresó así durante su comparecencia ante el consejo nacional del PSC. El presidente de la Generalitat aseguró que, con la presentación y posterior retirada por parte de CiU de una resolución sobre la convocatoria de un referéndum de autodeterminación, el grupo convergente demostró que "actúa guiado por las urgencias de las tácticas preelectorales".

Al acentuar su perfil nacionalista, CiU quiere, según Montilla, "marcar territorio soberanista para competir con Esquerra en las próximas municipales, pero lo único que ha conseguido es perder credibilidad y centralidad política".

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0031, 31 de marzo de 2007.

Lo más visto en...

Top 50