Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los empresarios graniteros del municipio diversificaron sus actividades a la construcción

Construcciones Dafón es la empresa pionera del sector en Salceda de Caselas, ahora también con una división de promoción y la única que supera el nivel de actividad de Viviendas Caselas. El trato con el alcalde y competidor es excelente. En una de sus últimas ejecuciones, 54 viviendas del edificio Dafón 2, en el parque de Gándara, la constructora se comprometió, como compensación a la cancelación de sus cesiones obligadas, a urbanizar y ajardinar una zona verde colindante, incluyendo la construcción de unas pistas de tenis. La construcción de un campo de fútbol financiado por la diputación ahorró las pistas de tenis.

El grueso de los promotores y constructores asentados en Salceda tiene, sin embargo, una dedicación previa en la extracción de granito de las canteras próximas que comparten con Porriño. A mediados de la década pasada descubrieron la oportunidad de diversificarse en la construcción. Gracias a su control más próximo sobre los terrenos, con eliminación de otros agentes intermediarios, más la supresión de márgenes comerciales en el uso de piedra de sus propias canteras, el comprador de vivienda en Salceda puede encontrar mejor precio.

Esa doble condición tiene Julio Sestelo, promotor y, con la marca Ferses, granitero bien relacionado con el alcalde. Mantiene abierto en mitad del monte un aserradero de granito, que no cumple norma ambiental ni urbanística alguna, que unas veces contamina directamente el riachuelo Landres, a cuyas orillas se ha instalado ("a veces el agua viene como leche", dice una vecina), y otras lo hace de modo más camuflado, desde las balsas de lodos sin impermeabilizar. Sotelo responde a las denuncias de contaminación con que tiene licencia para esa instalación. En el ayuntamiento lo refrendan. Fue concedida por una junta de gobierno municipal cuya acta, sin embargo, no aparece.

La política va a cambiar en Salceda. Chicho ha incluido en su lista electoral a ocho mujeres (creará la concellería da Muller en su próximo gobierno) y ha bajado a 30 años la media de edad de su equipo, en el que sólo renueva el concejal de Cultura, Jaime Garrido [y no Manuel Barros, ex concejal de Urbanismo como por error de este redactor señalaba la información de ayer] y en ellos emplaza el relevo. En el mandato de su despedida, si gana, se propone hacer el plan general de urbanismo para "programar Salceda hasta 2030", que se va a desarrollar "por Maceira y Parderrubias", según anuncia ya.

De momento, pide a la Xunta el traslado de las antenas de telefonía móvil a otros municipios "con el fin de conservar o restablecer, si fuese necesario, la tranquilidad, seguridad y salubridad de los vecinos", que las antenas ponen en riesgo. Ahora es el principal problema ambiental de Salceda.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 31 de marzo de 2007