Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Apercibidas de cierre oficinas de la Xunta en Ourense

La delegación provincial de Industria, que ocupa tres pisos en el edificio de la Torre de Ourense, ha sido apercibida por el Ayuntamiento para que cese en su actividad de fines administrativos. La notificación, que tiene registro de entrada en Industria el pasado viernes 23, se produce como consecuencia de la falta de licencia de apertura.

La institución local advierte a la delegación de la Xunta que si incumple el requerimiento la Policía Local procederá al cierre de sus oficinas. El delegado provincial, Xosé Antón Xardón, resta importancia al apercibimiento: "Si no hay licencia, ya se tramitará".

Los tres pisos de la delegación de Industria albergan a más de 40 funcionarios. Fue precisamente un grupo de ellos el que presentó denuncia contra la delegación por la falta de licencias de apertura y actividad, esta última pendiente todavía de resolución. Aunque la denuncia fue registrada en el Ayuntamiento hace años, la institución local decidió abrir el expediente a la delegación de Industria, que preside el nacionalista Xosé Antón Xardón, el pasado mes de febrero.

Esta primera medida se adoptó apenas unos días después de que la conselleira de Cultura, Ánxela Bugallo, también del BNG, anunciara la declaración de As Burgas Bien de Interés Cultural (BIC) entre las quejas del gobierno local, que vio bloqueados proyectos urbanísticos en la zona.

Aunque el delegado de Industria intentó resolver la cuestión mediante entrevistas con los responsables municipales, el Ayuntamiento ha dado curso al expediente, y el requerimiento notificado el viernes obliga a Industria a tramitar la licencia, a presentar recurso de reposición en el plazo de un mes o a acudir a la justicia, mediante contencioso administrativo, para lo que dispone de dos meses. Sin embargo, Xardón cree que se está sobredimensionando el problema que, en su opinión, no es más que "una pura rutina" institucional derivada de la denuncia presentada por los funcionarios.

Sostiene el delegado provincial que teniendo en cuenta la antigüedad del inmueble, que data de mediados de los 60, "y que fue primero sede del Ministerio de Industria", la licencia puede estar traspapelada. "Si el Ayuntamiento cierra estas oficinas", advierte el delegado, "tendrá que hacer lo mismo con otras que estarán en la misma situación".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 27 de marzo de 2007