Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El interventor bloquea el pago de viajes en aviones privados de Zaplana como ministro

El funcionario de Hacienda entiende que el ex titular de Trabajo no justificó adecuadamente el gasto

El interventor delegado de Hacienda en el Ministerio de Trabajo ha vetado el pago de dos facturas y censurado otras tres de una compañía privada de aviación por juzgar los gastos injustificados. Todas ellas corresponden a servicios prestados por esa compañía a Eduardo Zaplana cuando era ministro de Trabajo entre 2002 y 2004. En los informes, a los que ha tenido acceso EL PAÍS, el interventor reprocha que, tras prescindir del uso de líneas regulares -gratuitas entonces para los ministros-, no tramitó correctamente la contratación de los aviones privados ni detalló su precio ni su pasaje.

Fuentes próximas a Zaplana aseguraron que estos vuelos estuvieron justificados por la agenda del entonces ministro. El actual portavoz del PP, según las mismas fuentes, es ajeno a su impago o a los defectos de las facturas.

Zaplana gastó en viajes en aviones privados durante sus dos años escasos de mandato en Trabajo 150.000 euros. De ellos, el interventor ha bloqueado dos por importe de 9.000 euros y cuestionado otros tres más por 43.000 euros. Merced a un convenio, en vigor hasta hace meses, los principales cargos ministeriales podían volar gratis en Iberia o recurrir a los aviones del Ministerio de Defensa. Pero Zaplana recurrió con asiduidad a otra vía distinta: el alquiler de jets privados de las compañías Gestair y Transportes Aéreos del Sur. En total, una veintena de viajes, en su mayoría en noviembre de 2003. El pasaje de tales aviones privados, a tenor de las facturas visadas por sus ex colaboradores, incluyó un amplio abanico de personas, no siempre identificadas, o sin cargo ministerial (escoltas que viajan en solitario). El interventor delegado de Hacienda en Trabajo no sólo puso reparos a esos gastos: llegó a impedir el pago de facturas que dejó pendientes Zaplana.

- 30 de mayo de 2003. Zaplana presentó el 30 de mayo de 2003 dos facturas por sendos vuelos con Gestair (de Valencia a Madrid y de Madrid a Málaga) por más de 9.000 euros. Los reparos por los que el interventor vetó su pago son los siguientes:

"Se ha realizado un gasto sin fiscalización previa, por lo que se estaría en el supuesto previsto en el artículo 156 de la ley presupuestaria, que dice que no se podrá reconocer obligaciones ni tramitar el pago hasta que se subsane la omisión de dicha fiscalización.

No se incluye ninguna documentación acreditativa de la aprobación del gasto, o de la comisión o comisiones de servicio en las que el mismo se encuadra. Tampoco se identifica a la persona o personas que hicieron uso de dichos servicios de transporte. Por otra parte, se observa que se tramita el gasto como una indemnización por razón de servicio, aun cuando las facturas se emiten a nombre del Ministerio.

Las facturas se emiten el 30 de mayo de 2003, por servicios realizados el 6 de mayo de 2003, pero en ellas se detalla únicamente el itinerario realizado, sin que conste si se factura el precio de uno o más pasajes o el importe global del alquiler de un avión. En cuanto a la conformidad de las facturas, se observa que se producen dos años después de la prestación del servicio, y sin que se detallen las circunstancias por las que existe constancia de que se hubieran realizado dichas prestaciones. (...) Existe contradicción sobre el carácter -original o duplicado- de las facturas, pues ambas expresiones figuran conjuntamente en las dos facturas incorporadas al expediente".

Gestair ni cobró ni reclamó. La intervención, sin llegar a exigir su impago, cuestionó otros vuelos de Zaplana en jet privado por parecidas razones.

- 21 y 23 de noviembre de 2003. Zaplana presentó cuatro justificantes por cuatro desplazamientos con Gestair los días 21 y 23 de noviembre de 2003, trayectos Madrid-Valencia-Madrid y Madrid-La Coruña-Madrid por importe total de 11.982 euros. El interventor presentó su reproche: "En ninguna de las cuatro facturas presentadas consta el recibí de la empresa ni se acompaña documento alguno que acredite que la obligación ha sido satisfecha".

- 27 de noviembre de 2003. Zaplana viaja acompañado de seis colaboradores en un avión de Gestair de Madrid a Tenerife y regresa en el día. Presentan siete facturas (2.300 euros el ministro, 4.770 cada acompañante). El interventor puso serios reparos: "De esta justificación se deduce que se ha utilizado un medio especial de transporte, alquiler de un avión; sin embargo, no se ha tramitado un expediente de gasto conjunto por el importe total del alquiler, que sería lo procedente de acuerdo con lo establecido en el real decreto 725/89, sobre anticipos de caja fija, que dice que no podrá fraccionarse un único gasto en varios pagos. En las facturas no consta el recibí de la empresa ni se acompaña documento alguno que acredite que la obligación ha sido satisfecha (...). El desplazamiento no se ha efectuado por líneas regulares, sino que se ha utilizado un medio especial de transporte -alquiler de un avión-; sin embargo, en la factura expedida por Gestair no consta si el importe que figura corresponde al precio de un pasaje o a la tarifa global de un servicio de transporte".

Zaplana alquiló aviones (6.000 euros) para volar de Madrid a Barcelona, unidas por puente aéreo. Hay viajes suyos al extranjero (Edimburgo, 15.000 euros) soportados por meras notas de ordenador. También inquietó a sus funcionarios fiscalizadores que no identificase a los usuarios de jets alquilados: Madrid-Valencia de 12 de noviembre de 2003 por 3.873 euros; Madrid-Valencia-Madrid el 21 de noviembre de 2003 por 6.400 euros; Madrid-Vitoria-Madrid el 26 de junio de 2003 por 3.500 euros; y Madrid-La Coruña-Madrid el 23 de noviembre de 2003 por 5.500 euros.

En ocasiones, los pasajeros identificados son meros escoltas que vuelan en solitario en jet: Asturias-Mallorca-Madrid por 2.000 euros o Palma-Asturias-Palma por otros 2.000.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 26 de marzo de 2007