Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El empresario que acusó a Zaplana de cobrar comisiones se retracta

El imputado en las grabaciones como intermediario se niega a declarar

José Herrero, empresario imputado en el caso Terra Mítica, declaró ayer por la querella interpuesta por Eduardo Zaplana contra él y otro empresario, Antonio Moreno Carpio, por haberle vinculado con el cobro de comisiones en unas conversaciones grabadas por dos diputados socialistas valencianos. Herrero se retractó de las alusiones a Zaplana, y Vicente Conesa, a quien se refirió como intermediario de esas comisiones, se negó a declarar.

José Herrero fue quien relacionó a Zaplana con el cobro de comisiones ilegales en una de las varias conversaciones que él y Moreno Carpio mantuvieron con los diputados socialistas autonómicos Antoni Such y José Camarasa. En el relato que hiciera y que consta en las grabaciones, Herrero afirmó que Zaplana cobraba comisiones a través de Vicente Conesa. Dijo más, que había sido el propio Conesa quien se lo había dicho. Ayer, en el Juzgado de Instrucción número 18 de Valencia, se retractó de esas acusaciones. Herrero no declaró que no hubiera dicho lo que las grabaciones recogen, sino que nunca tuvo la intención de ofender o lesionar el honor y la imagen de Zaplana y de Conesa. A ambos les pidió perdón. Y en varias ocasiones, a lo largo de una declaración de poco más de 45 minutos, trasladó al juez su convencimiento de que las grabaciones, que presentan problemas de reproducción, han sido manipuladas y que la transcripción realizada por los socialistas es una manipulación. Herrero aseguró que fueron seis o siete veces las que tuvo conversaciones con los diputados socialistas, que las charlas tenían un tono muy distendido y que las frases han sido sacadas de contexto.

Herrero no contestó a todas las preguntas, pero sí dejó claro que no sabe si Zaplana cobró o no comisiones ilegales y que desconoce si se hincharon o no facturas durante la construcción del parque Terra Mítica para ese fin. De hecho, precisó que en ningún momento facilitó documentación alguna a los diputados socialistas autonómicos que le grabaron con la que pudiera acreditarse alguna de las dos cosas.

Herrero guardó silencio en todo lo que tuvo que ver con Terra Mítica y con los socialistas. Herrero, por tanto, no dijo ayer, como hiciera Moreno Carpio, que los diputados le indujeran a realizar las manifestaciones grabadas y que le ofrecieran dinero por ello. En eso, ha dejado sólo a Moreno Carpio. Fuentes del caso explicaron ayer que Herrero insistió especialmente en retractarse y en dudar de la autenticidad de las grabaciones -de las que dijo no haber sido conocedor nunca durante las conversaciones- y las transcripciones.

Poco antes de que José Herrero entrara ayer al juzgado, lo hizo Vicente Conesa, en calidad de imputado. Conesa -imputado también en el caso Terra Mítica, amigo personal de Zaplana, investigado ya en 1995 por supuestas irregularidades en la adjudicación de varios proyectos por parte del Ayuntamiento de Benidorm cuando el alcalde era el actual portavoz del PP en el Congreso- se acogió a su derecho a no declarar.

La imputación de Conesa obedece a que su nombre aparece en las grabaciones y el juez creyó necesario que compareciera y que lo hiciera con las mayores garantías.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 24 de marzo de 2007