Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
El veto del PP al Grupo PRISA

Las asociaciones de periodistas critican el bloqueo al derecho a la información

La Junta Directiva de la Asociación de la Prensa de Madrid (APM) emitió ayer un escueto y tibio comunicado a raíz de la decisión del PP de no acudir a las tertulias y programas del Grupo PRISA, editor del diario EL PAÍS, en el que pide a "los partidos" -en ningún momento menciona al PP- que no limiten el acceso a la información de los periodistas.

En la nota, la APM "lamenta la desmesura de recientes declaraciones y decisiones que afectan al libre e independiente ejercicio del periodismo". Además, la junta que preside Fernando González Urbaneja "deplora que la crispación y la ofuscación dominen el debate político y se trasladen a los medios de comunicación".

La APM "insta a los periodistas y a los editores para que, en el ejercicio más exigente y riguroso de su profesión, propicien un clima de entendimiento en la sociedad sin merma del imprescindible debate y crítica". Por último, "apela a los partidos políticos para que en ningún caso limiten el acceso de los periodistas a la información".

González Urbaneja, que también preside la Federación de Asociaciones de Periodistas de España (FAPE), defendió "el derecho de los periodistas a criticar a los políticos, el de los políticos a criticar a los periodistas, el de los editores a criticar a los líderes políticos y el de los líderes políticos a criticar a los editores". Asimismo, consideró "un error" tanto la actitud que en su día tomó el PSOE para no acudir a Telemadrid como la del PP para no atender las convocatorias de entrevistas, tertulias y programas del Grupo PRISA y pidió que "todo el mundo dé un paso atrás".

La Federación de Sindicatos de Periodistas, lamentó y rechazó la actitud del PP y consideró que boicotear a un grupo de comunicación por estar en desacuerdo con las declaraciones de un empresario "no se sostiene en un sistema democrático". Esta agrupación hizo un llamamiento a los máximos responsables del PP para que reconsideren su decisión "en beneficio del derecho de los periodistas a acceder a la información y de la ciudadanía a recibirla".

Para el Colegio de Periodistas de Cataluña, las medidas del PP son "inadmisibles" y suponen "una decisión sin precedentes en la democracia". Y representan "la vulneración de una norma básica del sistema democrático: la de la libertad de información y opinión" y son "un intento de condicionar la independencia en el ejercicio del periodismo".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 24 de marzo de 2007