Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Pena de multa para dos vigilantes del metro por detención ilegal

La Sección Tercera de la Audiencia de Barcelona ha condenado a los vigilantes de seguridad José Antonio González Iglesias y Javier Bermejo Chacón a una multa de 900 euros a cada uno por un delito de detención ilegal y una falta de lesiones cometidos contra un marroquí en el Metro de Barcelona. Ambos también indemnizarán a la víctima con 250 euros por las lesiones causadas y pagarán otros mil euros más por el daño moral causado. La compañía Prosegur, para la que trabajaban, ha sido declarada responsabilidad civil subsidiaria.

Los hechos ocurrieron el 17 de marzo de 2005, cuando los acusados estaban en la estación de Rocafort, en la línea 1, y "creyendo haber oído insultos hacia ellos", dice la sentencia, se acercaron a un joven que estaba sentado en un banco, lo agarraron por la solapa, lo levantaron y lo condujeron a una habitación que sirve de vestuario.

Allí le dieron diversos golpes con pies y manos en varias partes del cuerpo que le causaron erosiones y contusiones, y que tardaron cinco días en curar, dicen los jueces. Cuando llegó la policía se acabaron los hechos. La víctima también acusaba a los vigilantes de robarle 10 euros y de insultarle, pero el tribunal considera que no se ha probado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 23 de marzo de 2007