Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las obras de Marina d'Or topan con una necrópolis islámica del siglo XI

El hallazgo de 29 esqueletos obliga a hacer más prospecciones arqueológicas en Torre la Sal

Las obras de desarrollo urbanístico que se ejecutan en Marina d'Or han desvelado la existencia de una necrópolis islámica datada entre el siglo XI y el XII. El hallazgo ha sido puesto en conocimiento de la Consejería de Cultura, según fuentes de la propia empresa, y supone la primera evidencia de presencia humana en el enclave de Torre La Sal, tal como explicó el responsable de las excavaciones, Enric Flors. La declaración de Impacto Ambiental del programa, que pretende urbanizar más de un millón de metros cuadrados, ya recogía la existencia de cinco yacimientos.

Los esqueletos irán a la Universitat de València para que sean estudiados

Hasta ahora no había evidencia de presencia humana islámica en la zona de Torre la Sal

Los vestigios fueron descubiertos durante la ejecución del plan de viales de la zona contigua a Marina d'Or, donde el mismo grupo prevé desarrollar 1,2 millones de metros cuadrados en la zona denominada Torre la Sal, en el término municipal de Cabanes. Las prospecciones y apertura de zanjas dejaron al descubierto unas piedras que, en un principio, parecían ser márgenes de huertos. Sin embargo, según explicó el arqueólogo encargado de la excavación y director de la Fundación Marina d'Or de la Comunidad Valenciana, Enric Flors, los sondeos empezaron a desvelar la presencia de algo "raro". Lo que en un principio parecían ser las marcas de un arado sobre un anterior margen de huerto acabaron siendo los límites de tumbas islámicas. "Creíamos que eran marcas de un arado y salió un cráneo", señaló Flors. Al primero de los restos humanos sucedieron 28 más con lo que, de momento, las excavaciones han destapado la presencia de una necrópolis que alberga hasta 29 individuos. Hasta que no se realicen los estudios sobre los restos no se podrá determinar con certeza la fecha de la que datan. Sin embargo, existen indicios que permiten adelantar que se trata de una necrópolis islámica. Según Flors, el hecho de que todas las tumbas estén orientadas hacia el este, hacia la Meca, desvela el origen de los individuos enterrados. Además, los esqueletos están en posición de cúbito supino (boca arriba), posición que, según el arqueólogo, también es característica de la época islámica y contraria a otras formas de enterramiento como la neolítica, en la que los individuos solían ser enterrados en posición fetal. El método, una simple mortaja, también es significativa de los siglo XI y XII.

Junto a la necrópolis, de momento, no se ha hallado ningún otro tipo de resto aunque no se descarta que las excavaciones puedan desvelar otros vestigios de elementos de la vida cotidiana del siglo XI o instrumentos que formaran parte de los rituales de enterramiento.

Para Enric Flors, la necrópolis está datada entre los siglos XI y XII y su importancia estriba en el hecho de que, hasta ahora, no existía evidencia de la presencia humana de la época islámica en Torre la Sal. De hecho, las obras en este ámbito ya desvelaron la presencia de restos de pozos islámicos pero, hasta el momento, no se había hallado vestigios humanos.

Según el arqueólogo designado por la empresa para el estudio y seguimiento de las excavaciones, el hallazgo ya sido puesto en conocimiento de la Consejería de Cultura. Sin embargo, fuentes de este departamento no explicaron ayer en qué ha consistido la comunicación de la empresa ni las dimensiones o valoración de los restos descubiertos. En cualquier caso, Enric Floras aseguró que los esqueletos serán remitido a la Universitat de València, que tiene un acuerdo de colaboración con la Fundación Marina d'Or, para que sean estudiados. El profesor Manuel Polo, según Flors, será el encargado de determinar la edad, sexo y hábitos de los individuos encontrados. "Cualquier dato que aporta algún tipo de información sobre su forma de vida o costumbres puede ser interesante", según el arqueólogo.

Posteriormente, los restos serán remitido, con toda probabilidad, al Museu de Belles Arts de Castellón como centro más cercano al punto del hallazgo.

La declaración de Impacto Ambiental del PAI Torre La Sal ya recogía la existencia de cinco yacimientos en la zona entre los que se incluye un asentamiento neolítico, un poblado ibérico y un yacimiento submarino.

El hallazgo de la necrópolis islámica obligará, de momento, a aplazar la ejecución de los viales previsto en el programa. Además, las excavaciones se extenderán tanto en el margen del camino que han sido descubiertos los 29 esqueletos como en el más cercano al mar.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 22 de marzo de 2007