Iberia marca un récord de cotización en Bolsa ante el acuerdo de 'cielos abiertos'

La aerolínea española sube un 8,8% por una posible oferta de Lufthansa o British Airways

El inminente acuerdo entre la UE y EE UU que liberalizará el tráfico aéreo comercial entre ambos lados del Atlántico llevó ayer las acciones de Iberia a un máximo histórico. El mercado da por hecho que los ministros de Transportes de la UE aprobarán mañana el acuerdo de cielos abiertos, que, según varios analistas, acelerará las apetencias de las grandes aerolíneas europeas por las fusiones o adquisiciones. Algunas fuentes apuntan como posible interesada por Iberia a la alemana Lufthansa, más que a British Airways, pese a que ésta posee el 10% de la española.

Más información
Iberia asegura no haber recibido aún ninguna oferta de compra

La cotización de Iberia lleva en alza con algunos altibajos desde septiembre pasado, pero desde principios de año se ha revalorizado casi un 30% y no ha bajado de los tres euros por acción ni siquiera durante las vertiginosas caídas de la semana pasada. Ayer, la antigua compañía de bandera española, que alcanzó durante la sesión los 3,60 euros, cerró en su máximo histórico (3,58 euros) tras una subida del 8,8%, en una jornada en la que se negociaron 40 millones de títulos, el 4,2% del capital. Con ese precio, Iberia (que tiene en caja unos 1.700 millones de euros) vale en Bolsa 3.376 millones.

Los rumores sobre concentraciones entre las grandes aerolíneas retornan cada pocas semanas, alimentadas incluso por el presidente de Iberia, Fernando Conte, como él mismo reconoció hace tres semanas. Días antes, el State Street Bank comunicó que custodia el 5% de la aerolínea. Pero el principio de acuerdo para liberalizar el transporte aéreo entre la Unión Europea y Estados Unidos da aún más sentido a la unión de Iberia con alguna de las grandes de Europa.

El pacto, que previsiblemente será ratificado por los ministros europeos de Transportes mañana jueves, tiene un especial significado en un sector que paradójicamente es un símbolo de la globalización (y condición de ella), al tiempo que mantiene unas reglas de juego en muchos casos monopolísticas, con múltiples blindajes y dependientes de acuerdos bilaterales.

Hasta ahora, esos acuerdos (22 con Estados miembros, 16 de ellos más liberales que los otros) hacían que las fusiones transfronterizas en Europa pusiesen en riesgo los derechos de tráfico, asignados a las compañías en función de su nacionalidad. Es decir, una compañía que comprase otra extranjera no podría mantener de forma automática los vuelos de esta última.

Además, el pacto de cielos abiertos permitirá una mayor colaboración comercial entre miembros de una misma alianza (Iberia y American) y participación en el capital de las compañías de uno y otro lado del charco, que hasta ahora estaba limitada al 25%. El nuevo acuerdo aumentará ese tope al 50%, si bien mantendrá el límite del 25% en los derechos políticos en la parte norteamericana.

Y permitirá a las compañías europeas volar a EE UU desde otros países europeos. Algo que puede dinamizar aún más un mercado por el que Iberia apuesta fuerte últimamente: ha incrementado sus vuelos a Nueva York de 10 a 14 semanales en cada sentido y en los próximos meses abrirá dos nuevos destinos, Boston y Washington.

En este contexto, la fuerte subida de Iberia responde, según Luis Peralta, analista de Gaesco, a que el mercado da por hecho la firma del acuerdo de cielos abiertos e interpreta que Iberia "está bien situada para aprovechar" las oportunidades que se le abren. Y los inversores parece que dan por descontada una adquisición de la compañía española. El resto de aerolíneas sube también en Bolsa "pero muy poco".

British Airways es accionista de Iberia y una de las grandes perjudicadas por los cielos abiertos, ya que el restrictivo acuerdo bilateral entre Reino Unido y EE UU le da una posición de ventaja. Los pactos entre los accionistas estables de Iberia (Caja Madrid, BBVA, Logista y El Corte Inglés) sitúa a la británica en mejor posición. La caja madrileña no ha confirmado las informaciones sobre la venta de su participación a Lufthansa.

British "últimamente no ha mostrado mucho interés" por incrementar su presencia en la española, recuerda Iván San Félix, de Renta 4, que descarta en la práctica a Air France-KLM como candidata a comprar Iberia, por la posición dominante en el mercado latinoamericano que significaría esa operación.

La novia alemana

La tercera novia para Iberia sería la alemana Lufthansa, cuyo presidente y consejero delegado, Wolfgang Mayrhuber, dijo el pasado 8 de marzo en la presentación de los resultados de la segunda mayor aerolínea de Europa, que tiene capacidad financiera para nuevas adquisiciones. En el proceso abierto de concentración de compañías aéreas, dijo en rueda de prensa, Lufthansa "no se limitaría a mirar", informa José Comas. Mayrhuber rechazó las especulaciones sobre su interés en la italiana Alitalia, la española Iberia o la austriaca AUA, aunque dijo que esto era algo provisional y no válido para siempre.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS