_
_
_
_

Hereu compra la Casa Burés y la propone para el Museo de Urbanismo

El Ayuntamiento adquiere el edificio por 26 millones tras ejercer el derecho de retracto

Blanca Cia

El Ayuntamiento de Barcelona anunció ayer que ha comprado la Casa Burés, en la esquina de Ausiàs Marc y Girona, con la idea de proponerla al Ministerio de Cultura para la ubicación del Museo de Urbanismo, la cuota de Barcelona del desdoblado Museo de Arquitectura que tendrá su sede en Salamanca. La finca modernista fue adquirida por 26 millones de euros por medio del derecho de retracto que ejerció el consistorio al tratarse de una finca catalogada.

La Casa Burés es una de las piezas modernistas singulares de Barcelona, otro motivo por el que el consistorio ha querido incorporarla al patrimonio de la ciudad. Son 7.000 metros cuadrados catalogados como bien de interés local en los que ya se ha hecho una propuesta de distribución: 1.200 metros para exposiciones y accesos, 1.000 para un centro de interpretación del modernismo y 3.200 metros más 1.200 de subsuelo para el Museo Nacional de Urbanismo.

La Casa Burés fue edificada entre 1900 y 1905 por el arquitecto Miquel Pascual Tintorer. Del edificio que hace esquina destaca la torre del vértice y la forma curvilínea. Está construido en piedra y de su fachada destacan también los trabajos en hierro. En la primera planta, cuyo vestíbulo fue concebido para la llegada de caballos y coches, conserva las características de las estancias del Eixample, con habitaciones amplias y con techos altos. Esa planta está cubierta por una claraboya de vidrio de colores.

El edificio, que cuenta con acabados en materiales nobles, como el mármol y los mosaicos, se encuentra en buen estado de conservación, aunque deberán realizarse algunas obras de rehabilitación, precisó el consistorio.

El edificio se proyectó como residencia de la familia Burés y sede de su empresa textil, una ubicación frecuente de otras empresas textiles de Barcelona de principios del siglo XX.

La inmobiliaria Landscape era la propietaria de la casa y tenía previsto construir un hotel de unas 100 habitaciones en este edificio modernista, pero al tratarse de una finca protegida, el Ayuntamiento de Barcelona ha ejercido el derecho de tanteo y retracto sobre el edificio.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Una de las transacciones económicas con la Casa Burés, realizada en el año 2001, está siendo investigada por la Fiscalía de Barcelona por un supuesto delito fiscal.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Sobre la firma

Blanca Cia
Redactora de la edición de EL PAÍS de Cataluña, en la que ha desarrollado la mayor parte de su carrera profesional en diferentes secciones, entre ellas información judicial, local, cultural y política. Licenciada en Periodismo por la Universidad Autónoma de Barcelona.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_