Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los artistas piden el espacio de la Casa de las Lenguas

La Asociación de Artistas Visuales de Cataluña (AAVC) pide más espacio en el recinto fabril de Can Ricart para convertir el recinto en un "Polo Creativo" que aglutine y articule los distintos espacios creativos distribuidos en la zona y en Barcelona. La asociación considera insuficiente la ampliación prevista de Hangar, el centro de producción de la AAVC que ocupa una de las naves de Can Ricart, y pide que además de los 800 metros cuadrados acordados se incorporen también otros edificios del mismo complejo, concretamente el de la antigua Cerería y de Can Font, lo que supone desplazar la instalación de la Casa de las Lenguas a otro lugar.

"La sentencia que desestima la demanda de la propiedad hacia los espacios de Can Ricart actualmente ocupados por Hangar (el centro de producción de la AAVC), resuelve nuestra situación jurídica y hace viable la anunciada ampliación del centro", señala Florenci Guntín, secretario de la AAVC. La asociación ha entregado a Jordi Martí, director del Instituto de Cultura de Barcelona (Icub), un plan de choque para los espacios creativos de la ciudad, cuyo objetivo es impulsar y facilitar la puesta en marcha del programa Barcelona Laboratori, incluido en el Plan Estratégico de Barcelona.

Plan de choque

Este plan de choque propone, por ejemplo, la creación de un plató profesional para la videocreación en la nave de la antigua empresa Ricson en Can Ricart, un red de talleres privados en toda la ciudad que, gracias a la aportación económica del Icub, permitiría a Hangar alquilar a los artistas al precio de 3,30 euros el metro cuadrado, y un programa de utilización provisional de edificios que prevé establecer acuerdos con las agencias inmobiliarias para que cedan temporalmente el uso de los edificios a la espera de empezar obras de demolición o rehabilitación.

A propósito del programa Barcelona Laboratori, el plan emplaza el Icub a tener en cuenta una serie de espacios ya en marcha, cuya pervivencia está seriamente amenazada. Entre éstos se encuentra la antigua fábrica La Escocesa (Pere IV, 342), que los artistas residentes (unos 50, entre colectivos de teatro, música, circo y arte) empezarán a abandonar a final de este mes, de modo que en 2008 se pueda iniciar su reconversión en un conjunto con lofts de lujo y equipamientos culturales. "Hemos dejado la protesta para ser más positivos y pronto presentaremos una propuesta de gestión del espacio para actividades culturales", afirma Marco Noris, pintor y portavoz de los artistas de La Escocesa.

El director del Icub asegura que "todas las propuestas, tanto de asociaciones como de artistas individuales, se irán incorporando al proceso de estudio que se está realizando".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 14 de marzo de 2007