Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Déficit de 3,6 millones en la grúa municipal al disminuir el número de coches retirados

La deuda por habitante en Barcelona se sitúa en 662 euros frente a los 1.494 de Madrid

La grúa municipal de Barcelona, uno de los instrumentos que solía reportar ingresos al Consistorio, se ha vuelto deficitaria en los últimos dos años. Exactamente desde la implantación del área verde en la mayor parte de los distritos entre los años 2005 y 2006. En la liquidación del presupuesto y cuentas del año pasado, la grúa cerró con unos ingresos de 17,2 millones de euros y unos gastos de 20,8 millones. Entre 2004 y 2006, la grúa municipal ha retirado 31.000 coches menos que en 2005, caída que se atribuye a la regulación del aparcamiento y a la mayor vigilancia.

No es el único concepto que resulta deficitario de las cuentas municipales porque el área verde de aparcamiento también da un negativo. En 2006, el Consistorio ingresó 7,2 millones de euros por este concepto. De ellos, 1,2 de los residentes, y el resto de los no residentes, que pueden utilizar las denominadas zonas mixtas, las que tienen una tarifa más cara. Los gastos del área verde fueron de 15 millones. El capítulo mayor del gasto corresponde al del personal que controla las zonas, que pasó de 148 a 313 trabajadores.

El 90% de las 26.800 plazas del área verde son utilizadas por los residentes, según los datos facilitados ayer por el concejal de Presidencia, José Cuervo, que destacó, además, que para el Consistorio es la zona azul la que le reporta beneficios. Concretamente en 2006, las 9.615 plazas azules supusieron unos ingresos de 25,5, millones de euros y unos gastos de 5,5. Los 20 de beneficios se destinaron a la implantación del parque público de bicicletas que se estrenará en una semana: "Con estas cifras no se puede decir [lo dice habitualmente la oposición de CiU y PP] que el Ayuntamiento tiene afán recaudatorio".

Las principales magnitudes de la liquidación del ejercicio del año pasado son las siguientes.

- Ingresos. Los ingresos de las arcas municipales fueron de 2.067 millones de euros, un 7,4% más que en 2005. El Ayuntamiento ingresó 876 millones por transferencias del Estado -59 millones más que en 2005, en parte por la mejora de la financiación que supone la Carta de Barcelona -, 439 por las concesiones de servicios y venta de patrimonio y 752 por impuestos, 16 millones de euros más que en 2005.

- Gastos. Los gastos corrientes -los que suponen la cobertura de los servicios que cubre el Ayuntamiento- llegaron a los 1.385 millones de euros. La mayor partida (el 20,5%) es la que se destina a los servicios a las personas, seguida por el espacio público (el 19,7%) y seguridad y movilidad, con el 19%. A inversión se destinaron 536 millones, el 17% más que en 2005. Un esfuerzo inversor concentrado en actuaciones urbanísticas (con el 38%) y un 24% a inversiones de proximidad, que son las que hacen los distritos.

- Deuda por habitante. La deuda contraída por el Consistorio con entidades financieras, dividida por el número de habitantes de Barcelona, en 2006 significó que cada residente debe 662 euros. En cifras totales, el Consistorio rebajó el endeudamiento en 91 millones de euros. Actualmente el Consistorio debe a los bancos 1.179 millones de euros, frente a los 1.270 de 2005. El endeudamiento del Ayuntamiento está disminuyendo de forma progresiva desde 1993, año en el que la deuda ascendía a 1.800 millones de euros. Barcelona es una ciudad con una deuda por habitante mucho menor a la de otras ciudades españolas (ver cuadro). También es una de las ciudades con una presión fiscal más elevada. Para el núcleo financiero del Consistorio -el propio Cuervo y la gerente, Pilar Solans- la amortización del endeudamiento es un buen mecanismo que permite seguir con el ritmo inversor y una opción mejor que la de rebajar los impuestos. Con la inversión se redistribuye la riqueza y la calidad de vida, entiende el equipo de gobierno, algo que no se consigue rebajando los impuestos.

- Empresas municipales. Las sociedades municipales ingresaron en 2006 un total de 175 millones de euros. La que más beneficios reporta al Consistorio es Barcelona de Serveis Municipals (BSM), que es la que gestiona, entre otros apartados, el Parque del Tibidabo, el área azul y verde de estacionamiento, y los aparcamientos subterráneos de titularidad municipal, que son la parte del león de los ingresos, que en 2006 llegaron a los 111 millones de euros.

- Compra de suelo. Durante este mandato, el Consistorio ha invertido 540 millones de euros en la compra y obtención de suelo, de los que 200 millones se destinarán a equipamientos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 13 de marzo de 2007