Reportaje:

La fotovoltaica iluminará la Bolsa

Solaria se prepara para salir al parqué

De aquí a pocos años serán escasos los españoles que no posean en su tejado un calentador de agua solar o unos ahorros invertidos en una planta fotovoltaica. Ocurre ya en Alemania, donde el sol brilla menos. Casi el 90% de las instalaciones fotovoltaicas europeas son alemanas. Todo apunta a que España le irá a la zaga. En la feria Genera que se acaba de celebrar en Madrid, con la presencia de 455 empresas de 18 países, incluida China, se respiraba euforia.

Pero lo que ha dado alas definitivamente al sector es la entrada en vigor del Código Técnico de la Edificación, que exige instalaciones solares para calentar el agua sanitaria doméstica, y la retribución que recibirá la producción de energía solar fotovoltaica, según el borrador del real decreto sobre primas a las energías renovables que prepara el Ministerio de Industria, que ha sido muy bien aceptado por el sector.

Con un crecimiento anual del 40%, el sector confía en que para 2010 habrá instalados más de 1.000 MW, en vez de los 400 previstos en el PER

Las instalaciones hasta los 100 kilovatios recibirán 0,44 euros por kilovatio hora los primeros 25 años; entre 100 kilovatios y por encima de los 10 megavatios se pagará a 0,417 euros el kilovatio hora. Con este escenario favorable son numerosas las iniciativas que se anuncian sobre instalaciones de plantas fotovoltaicas y fábricas de producción de placas solares.

Una de ellas es Solaria, una empresa radicada en Puertollano (Ciudad Real) que construye una instalación para el ensamblaje de módulos fotovoltaicos. Solaria pertenece a los Díaz Tejeiro, una familia local decidida a financiar su expansión con una oferta pública de suscripción de acciones en Bolsa por el 30 del capital. La familia necesita financiación externa, pero no está dispuesta a perder el control de la compañía, segun fuentes próximas a la operación.

La operativa se ha encargado a Morgan Stanley y Banesto mientras Lazard interviene como asesor. Todo se lleva con el máximo sigilo hasta que los detalles se hagan públicos en unos tres meses.

Conoce en profundidad todas las caras de la moneda.
Suscríbete

Según fuentes próximas a la familia Díaz Tejeiro, Solaria facturó el año pasado 30 millones de euros, cifra que no se corresponde con el segmento de empresas afiliadas a la Asociación de la Industria Fotovoltaica (Asif) donde cotiza en el grupo de los productores de menor tamaño. Con todo, el plan de negocio de la compañía preve alcanzar una producción de 60 megavatios de placas dentro de año y medio, gracias a las nuevas instalaciones en marcha y a que se han garantizado proveedores externos de obleas de silicio.

Solaria aspira a fabricar ellos mismos las obleas de silicio en el futuro y competir con los grandes, como la malagueña Isofotón o la valenciana Atersa.

40% de crecimiento anual

El sector fotovoltaico ha logrado superar la carencia mundial de ferrosilicio con el grado de pureza que exigen las placas solares. Según Javier Anta, presidente de Asif, la industria ha reducido el consumo al producir obleas más finas al tiempo que se han incrementado las inversiones de los fabricantes para aumentar la producción mundial. Por otro lado se han generado expectativas al conocerse que Isofotón ha decidido montar una fábrica de ferrosilicio en la bahía de Algeciras. En este contexto, y con rangos de crecimiento anuales del 40%, Javier Anta cree que el objetivo de instalar 400 megavatios de placas fotovoltaicas, fijado por el Plan de Energías Renovables para 2010, será superado por 600 megavatios adicionales.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS