Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Tribuna:COYUNTURA INTERNACIONAL

Arriba y abajo

La economía internacional sigue ofreciendo vaivenes más o menos acusados en algunos de sus indicadores característicos (bolsas, divisas, materias primas) en medio de la impresión de que los fundamentos de la mayor parte de las principales economías son buenos (China, eurozona, emergentes) o, al menos, mejores de lo que pintaban hace tan sólo unos meses (EE UU). La economía norteamericana no parece precipitarse hacia la recesión, a menos que Alan Greenspan siga insistiendo en ello, ya que el mercado de trabajo se mantiene tenso y la actividad de los servicios va muy bien, aunque no tanto la industria o la construcción que, no obstante, se defiende "por barrios".

En Alemania ya nadie se acuerda de la subida del IVA, que tanta previsión a la baja alimentó hasta incluso después de que se aplicara una medida que ha resultado ser inocua. En Japón, las perspectivas son mejores para el segundo semestre del año que para el primero, aunque subsisten incertidumbres a corto plazo, sin que éstas sean preocupantes.

Entre febrero y marzo, se han registrado importantes movimientos en las bolsas que han acabado con las subidas acumuladas en el año

Mientras tanto, entre la última semana de febrero y la primera de marzo, se han registrado importantes movimientos en las bolsas que han acabado con las subidas acumuladas en lo que va de año, salvo en la de Shangai, responsable del giro bursátil, que todavía acumula un 25% de ganancias. Varios factores se han combinado para producir este resultado, desde las declaraciones de Greenspan sobre una eventual recesión americana hasta los rumores sobre un impuesto a las plusvalías bursátiles en China (los hogares chinos pagan las acciones que adquieren con tarjeta de crédito, por si alguien pensaba que no son sofisticados).

Lo cierto es que hacen falta buenas noticias, además de fundamentos sólidos, para mantener un ciclo bursátil como el registrado en los últimos años, y este año las bolsas habían empezado demasiado bien. Las noticias, más allá de los fundamentos, son, como siempre, cabezonamente mixtas: tipos de interés al alza en la eurozona que, sin embargo, apuntalan la confianza sobre la recuperación sostenida del área monetaria; expectativas de menores beneficios empresariales en las economías desarrolladas (ojo al dato) o petróleo tembloroso por el mal tiempo en EE UU y Europa septentrional, a la espera de la OPEP, que todo lo complica. Arriba y abajo, pero, tranquilos, los fundamentos son buenos.

José A. Herce es profesor de la Escuela de Finanzas Aplicadas. (Grupo Analistas).

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 11 de marzo de 2007