Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Touriño condena a quienes aprovechan sus cargos para darse licencias

Emilio Pérez Touriño no ceja en su empeño de promover una Galicia desarrollada al margen del ladrillo. Ayer volvió a poner de manifiesto su filosofía política. "Necesitamos alcaldes comprometidos con la gente y no con el ladrillo; necesitamos erradicar de la vida pública de este país ese modelo llamado Arteixo que al PP tanto le gusta, porque Feijóo lo avala, esa espuria mezcla entre lo privado y lo público tan nefasta", clamó ante responsables institucionales y candidatos del PSdeG orensano.

Touriño fue tajante. "No se puede gobernar con una mano y con la otra estar firmando las licencias que te vas a dar a ti mismo", denunció. Los socialistas orensanos que acudían a las jornadas gallegas sobre políticas de igualdad celebraron con una cerrada ovación las palabras su presidente, quien se mostró explícito acusando al Partido Popular de estar entregado a la tarea de "bendecir" las irregularidades urbanísticas "y, desde luego, nosotros no lo vamos a consentir".

El presidente de los socialistas gallegos reclamó a sus cargos institucionales y a los candidatos orensanos que aspiran a gobernar a partir de mayo -entre los que se encontraba el aspirante a la alcaldía de la ciudad, Francisco Rodríguez- un esfuerzo en la construcción de espacios de dignidad alejados de los intereses particulares, "ese mix que hay que erradicar, porque no se pueden compaginar el trabajo público y el negocio privado; ese modelo Arteixo-Gondomar sólo crea inseguridad y daña al país", manifestó.

"Manos limpias"

Tras definir el acto de gobernar como "una tarea de renovación democrática", el presidente de la Xunta aseguró que esta será la legislatura "del empleo y la igualdad". En su opinión, no hay democracia ni libertad sin igualdad, motivo por el que advirtió: "No quiero alcaldes ni alcaldesas para servir a determinados intereses, quiero manos limpias con los derechos y libertades de los ciudadanos".

Touriño definió a Galicia como un país sereno y moderno que, según destacó, está avanzando como consecuencia de "las políticas progresistas aplicadas por los gobiernos del PSOE" que, cada vez que aprueba una ley, como la del divorcio, o la de los matrimonios homosexuales, se encuentra con que "el Partido Popular vota en contra, evidenciando su posición retrógrada, cutre, reaccionaria y antigua, incapaz de ver que nuestra sociedad quiere avanzar".

La ministra de Agricultura, Elena Espinosa, que clausuró las jornadas sobre políticas de igualdad de los socialistas, abogó por la cotitularidad de las mujeres en las explotaciones familiares el medio rural. Espinosa destacó la importancia de la Ley de Sostenibilidad del Medio Rural "en donde las acciones transversales tendrán especialmente en cuenta a la mujer, que tiene un papel muy importante tanto en el campo como en el mar".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 11 de marzo de 2007